La Venganza sí es lo de AMLO

Mauricio Juárez

El presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que lo suyo no es la venganza. Pero los hechos demuestras exactamente lo contrario. Al iniciar la temporada de video escándalos, nunca esperó que saliera uno que lo involucrara a él ni a su “movimiento”.

Esto alteró al tabasqueño que, nuevamente, lanzó una cortina de humo para evadir el tema: llevar a consulta popular la posibilidad de enjuiciar a los expresidentes, desde Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto.

Legalmente es casi imposible que proceda, pero mediáticamente es un dulce que López Obrador no desaprovechará para condenar, sin juicio previo, a sus enemigos políticos, y ganar la mayoría en el Congreso en 2021.

Su propósito no es cumplir con los requisitos constitucionales que se requieren para enjuiciar a los expresidentes. Ni siquiera ha dicho por qué delitos se les acusaría. Tampoco se conoce que haya una investigación en contra de alguno de ellos.

El verdadero objetivo de López Obrador es la venganza. Primero Rosario Robles, a quien mantienen en la cárcel. Ahora va por el PAN y por Felipe Calderón, quien le ganó en 2006 la elección presidencial por 0.5 por ciento de los votos. El de Macuspana tampoco perdona e insiste en que le “robaron” la Presidencia.

Con el poder en sus manos, ahora ha llegado el momento de la venganza para disminuir a su mínima expresión a sus “adversarios”. Administra los tiempos y va lanzando acusaciones sin sustento legal.

Su estrategia es dividir. En las mañanas no informa, señala a quien convenientemente le interesa para desacreditarlo. A los panistas no los ve como adversarios, sino como enemigos a los que hay que destruir.

¿Por qué no ataca al PRI? Simple, porque los priistas están plegados a sus deseos, además de estar más preocupados de que sus nombres no salgan en declaraciones ministeriales o en algún video. El PRI es un chiste.

En los próximos días seguiremos viendo, en aras de la venganza, linchamientos mediáticos desde Palacio Nacional, aunque estos tengan pocas posibilidades de judicializarse.

López Obrador no respeta la ley, quizá ni la conozca. Para él solo vale su palabra por encima de cualquier otra cosa, y si decide condenar a sus enemigos desde Palacio Nacional, lo hace sin respetar la presunción de inocencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: