De Pronasol a Bienestar

Dante Pinal.-

En 1988 nace el Programa Nacional de Solidaridad durante la presidencia de Carlos Salinas de Gortari, que estaba dirigido a la población en pobreza, rural y urbana, pero especialmente a aquella población que se encontraba en pobreza extrema.

Su objetivo era contribuir a mejorar los niveles del bienestar a través de tres áreas: solidaridad para el bienestar social, para la producción y el desarrollo regional.

Su mecanismo se realizaba a través de subsidios generales, transferencias directas para pobres rurales y urbanos y provisión de alimentos y servicios de salud a grupos vulnerables, mujeres y niños.

Una diferencia de Solidaridad, en el desarrollo regional, consistía en que las diversas obras municipales, se ejecutaban bajo un acuerdo, el gobierno ponía el 50 por ciento y la otra mitad la propia población en especie o mano de obra, con lo que se impulsó la participación social de los propios beneficiados.

Este programa fue el inicio de diversos programas sociales como PRONASOL o la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Estos programas de beneficios directos para personas de bajos recursos económicos, desaparecieron desde el inicio del sexenio morenista, bajo el pretexto de la “gran corrupción” que se encontró en esos programas sociales durante los gobiernos neoliberales.

La desaparición de los programas sociales y el más conocido en la última administración como el Seguro Popular, se ha convertido en una gran decepción, debido a que gracias a esos programas, miles de personas de bajo recursos podían acceder a hospitales del sector salud para el alivio de sus enfermedades.

La apuesta del gobierno lopezobradorista es el denominado “Bienestar”. Ahora se tienen, desconociendo realmente si existen o cuales son sus alcances: las gasolineras, Banco, universidades, pensiones, gas y tandas del Bienestar.

El gran detalle es que los programas sociales o de bienestar  de la cuarta transformación, la mayoría de sus recursos son directos del gobierno, regresando a los subsidios generalizados de los años setenta.

Tanto es el odio de López Obrador a Salinas de Gortari, que los operadores de la 4T tuvieron que copiar parte del programa Solidaridad, para la operación de Bienestar. ¿No, que no?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: