Entre el sofisma y la falacia

Dante Pinal.-

En gira por el estado de Coahuila, uno de los mayores productores de carbón en el país, el presidente López Obrador y manifestó que las energías limpias son un “sofisma neoliberal”.

Es obvio, que el titular del ejecutivo dio el anunció de la adquisición de más toneladas de carbón, ante el beneplácito de trabajadores y habitantes del municipio de Nava, Coahuila, que tiene las mayores reservas del carbón y las dos centrales Carboeléctricas más importantes del país.

Y arremetió que en las administraciones anteriores se protegieron negocios privados, lo que ocasionó una subutilización de presas o plantas generadoras de energías.

La energía limpia, es un sistema de producción con exclusión de cualquier contaminación, que deshace de residuos peligrosos que elevan los niveles de contaminación.

Utiliza fuentes naturales como el viento y el agua. Y son comúnmente utilizadas en la energía geotérmica, eólica, hidroeléctrica y solar.

Las energías limpias no deben ser confundidas con las energías renovables o sustentables, éstas últimas proceden de recursos naturales que se regeneran continuamente, pero existen unos tipos de energía renovable que, si llegan a generar residuos en su proceso de producción, muy al contrario de las energías limpias que no producen residuos.

Photo by Pixabay on Pexels.com

La falacia es que el jefe del Ejecutivo reitera que su gobierno “promociona la implementación y uso de las energías renovables”, “continuaremos con la promoción de energías renovables y limpias… limpias en el sentido más amplio de la palabra…” declaración en su conferencia de prensa en la segunda semana de julio y a los tres meses nos dice que es un “sofisma” (argumento falso o capcioso que se pretende pasar por verdadero).

Y al día siguientes arremete a empresas que, dice, se otorgaron contratos a empresas leoninas y facilidades a quienes produzcan energías renovables y limpias, “pero en algunos casos se trata de negocios sucios y se dejó de lado a la Comisión Federal de Electricidad”, y hasta el día de hoy no ha presentado las suficientes pruebas sobre sus dichos.

Lo que, si no debemos de pasar por alto, es que, para hacer frente al peligroso cambio climático, se deben desarrollar más energía limpia y reducir la dependencia del país a los combustibles fósiles.

El gobierno mexicano presenta una nueva política energética, en donde apuesta por los hidrocarburos; y, a la vez, presenta un recorte de fondos públicos que alejan al país de sus acuerdos ambientales internacionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: