De engaños escolares

Leonardo Báez Fuente.-

Soy egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, de la cual no tengo la mejor de las opiniones.

Soy Generación 1992- 1997, a mí me tocó el paro de actividades de 1999 – 2000, instigado por las fuerzas básicas del actual MORENA, lo que me impidió obtener mi título y mi cédula profesional por más de un año y medio desde que me titulé. Cuando uno necesita tales documentos para poder  trabajar y ves que tu escuela no hace nada por apoyarte hace que cualquiera opine que dicho centro educativo es un fraude. Con  los años y los hechos esa percepción no ha hecho más que confirmarse.

Lo sabemos todos: La UNAM era la incubadora de la política y la burocracia nacional. La “grilla” universitaria siempre fue el lugar en donde se formaba el kindergarten de los políticos del PRI y aunado a lo anterior, generaba los técnicos (conjuntamente con el Politécnico) que requería el gobierno para su operación.

Sin embargo y en este país canalla en donde el sueño húmedo de todos es integrarse al gobierno simbióticamente y parasitarlo hasta la muerte, hizo que todo mundo quisiera integrarse a la Universidad porque sabían que era, cuando menos en los 60 y en la borrachera burocrática de la Docena Trágica,  un modo seguro de obtener trabajo mal pagado, pero permanente y lleno de prestaciones, dentro del gobierno.

En los años 90 del Siglo XX las cosas cambiaron totalmente, el gobierno pretendió reducirse y las plazas burocráticas para los universitarios desaparecieron, aunado a que el exceso de licenciados nos redujo (me incluyo) a simples técnicos que no tenían oportunidades para entrar a ser los dirigentes dentro de las oficinas gubernamentales que pretendíamos y con ello tener acceso a la corrupción en grande, porque para ello exigieron maestrías y doctorados que se malbarataron y desprestigiaron en poco tiempo.

Lo anterior nos forzó a buscar trabajo fuera del ámbito gubernamental donde hasta el día de hoy, nadie nos quiere, prefiriendo a los egresados de universidades privadas. Esto causó un profundo resentimiento social que creó al monstruo llamado Morena y formó sus cuadros base de porros e inempleables, buenos para la grilla, pero totalmente ignorantes, rencorosos y vengativos en contra de quienes lograron incrustarse en el gobierno o viven en los ámbitos de la iniciativa privada, la cual consideran como al peor de sus demonios.

Hoy la Universidad vive de sus antiguas “glorias “consistentes en viejos burócratas que ahora se dedican a la cátedra y de pretender que es un órgano plural y de amplios conocimientos, Es falso.

Ahora se indignan porque López señala que la Universidad ya no produce profesionales como “los de antes, con compromiso social”. Se les olvida que la Universidad antes producía burócratas y ahora produce inempleables, mismos que lo que buscan es sobrevivir después de haber sido engañados por una escuela que ya no puede cumplir con lo que prometió: Salir de las aulas y vivir del gobierno hasta la muerte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: