El dolor de cabeza de Felipe Calderón

Mauricio Juárez.-

Luis Cárdenas Palomino era el brazo derecho del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna. Actuaron con prepotencia y arrogancia en el sexenio de Felipe Calderón, porque tenían el apoyo absoluto del entonces presidente de la República.

Enfrentados con el gabinete de seguridad, integrado por los secretarios de Gobernación, Defensa, Marina, y la propia Seguridad Pública, así como por la entonces PGR, no tenían problema en imponer sus decisiones. El presidente siempre le daba la razón a García Luna.

Ambos están ahora en problemas judiciales de los que no saldrán bien librados y pasarán varios años encerrados en una cárcel, a donde llevaron a sus enemigos con o sin la razón jurídica. Tenían el poder y lo ejercieron sobrepasando límites.

García Luna está detenido en Estados Unidos acusado de delitos relacionados con el narcotráfico y de tener relación de negocios con Joaquín “el Chapo” Guzmán, cabeza del Cártel de Sinaloa.

En tanto, Cárdenas Palomino, detenido ayer e ingresado al penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, es señalado como presunto responsable del delito de tortura.

Las acusaciones derivan de la detención de Israel Vallarta y Florence Cassez, en diciembre de 2005, cuando la entonces AFI realizó un operativo en el rancho Las Chinitas, donde aprehendieron a los presuntos integrantes de la banda de secuestradores Los Zodiaco.

García Luna y Cárdenas Palomino se convirtieron en una obsesión de Andrés Manuel López Obrador, porque así golpea políticamente a su acérrimo rival, Felipe Calderón.

Luis Cárdenas Palomino, entonces jefe en la Policía Federal.

Independientemente de la culpabilidad de los dos implicados, tenerlos en la cárcel es un gran bocado para el presidente, porque le dará para hablar los próximos días sobre el tema y distraer la atención sobre la violencia que ahora hay en el país.

Los procesos en contra de García Luna y Cárdenas Palomino son un dolor de cabeza para Calderón. ¿Podría ser implicado? Hasta ahorita no hay acusaciones en su contra, pero López Obrador la busca con ahínco.

El expresidente no ha dicho nada de la captura del “Mejor Policía de México” en 2010. Mejor no sacar la cabeza en este momento, la vayan a “macanear”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: