Cultura del simulacro

Renata Trejo Lugo/ Jorge Ortega Ferrán.-

A pocos días de conmemorar el día internacional de la mujer (8 de marzo), me he dado a la tarea de investigar y analizar la importancia de este y el motivo por el cual el movimiento feminista se mantiene en lucha incluso en la segunda década del siglo XXI. Como un caballero, blanco, de clase media, debo admitir que me encontrado seriamente ignorante, ante muchos de los temas por los cuales la lucha continua. Resulta difícil de imaginar el porque la indignación de millones de mujeres crece día con día, si en el papel las cosas parecen haber realmente mejorado su situación.

Nuevos términos, legislaciones e incluso leyes se han creado en respuesta a la situación de violencia de género que se vive, no solo en México, sino en el mundo entero ¿Entonces? La situación, pese a lo que muchas personas gusten de creer, no ha mejorado, el ambiente de sexismo y misoginia que se percibe en nuestra sociedad no ha cambiado gran cosa en los últimos años.

Foto: Wotancito

Miles, o millones, de mujeres siguen viviendo circunstancias de abuso y se encuentran reprimidas ante una sociedad patriarcal, que se resiste al cambio que buscan impulsar. Pese a los cientos de mensajes de igualdad de género, las supuestas reformas en materia de igualdad de género, el camino a recorrer es mucho más largo de lo que podemos imaginar.

Tan solo en esta semana. El congreso de Quintana Roo rechazó la iniciativa para despenalizar el aborto en el estado, anteponiendo nuevamente ideologías retrogradas a situaciones reales y actuales. Salgado Macedonio de nueva cuenta contenderá en la encuesta para gobernador de Guerrero, amparado por el presidente la república, quien no tiene vergüenza defenderlo. Abriendo aún más la brecha entre un sistema de justicia que invita a las víctimas, mujeres, a denunciar, pero, cuando lo hacen, no se cree en su palabra y lo único que encuentran es des-honra social con cada absolución que refuerza la impunidad y da fuerza a quienes las maltratan.

Un verdadero simulacro de igualdad, en donde quienes en algún momento dijeron luchar por el movimiento feminista, hoy en día callan ante la voz del patriarca que gobierna la nación. Sometiéndose a la voluntad de un individúo que no busca comprender la repercusión que sus acciones comprenden.

Entonces, este próximo 8 de marzo, no es un día de festejo, es un día de reflexión, donde se conmemora la lucha que durante más de un siglo valientes mujeres han librado para resistir y combatir la fuerza de una sociedad cuyo machismo y misoginia viene arraigada desde muchos años atrás. Una lucha por la igualdad de género que va más allá de lo que dice el papel, una lucha que día con día se ejerce. Como caballeros, nuestras acciones se ven limitadas por el poco entendimiento ante la situación, pero debemos ser empáticos, pequeños cambios y una verdadera búsqueda por aprender y cambiar viejas tradiciones machistas son un paso hacia adelante y el aporte que nos corresponde para apoyar la lucha que ahora libran, como aliados mas no feministas, rompamos el pacto. Este es su movimiento, y el 8 de marzo se conmemora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: