Gran barata en la CDMX

 Jorge Ortega Ferrán.-

Los datos, en ocasiones, hablan por sí mismos y en el caso de los datos económicos, gritan. En este caso la capital del país que por muchos años ha “gozado” de ser una de las urbes con mayor población a nivel mundial, la ha hecho perfecta para edificar, a diestra y siniestra, majestuosos rascacielos de: oficinas, centros comerciales y viviendas, para venderlas hasta por más de $100,000 por m2. Pero como la gran mayoría  estos edificios habían sido planeados para una época pre-pandemia, cuando todo el mundo compraba departamentos de 50m2 para estar cerca de la oficina y solo hacer un breve trayecto de 45 minutos entre la cama y el cubículo.

La pandemia vino a cambiar las reglas del juego y es que el auge de las plataformas como: Zoom, google-meet, Skype, entre otras han logrado revolucionar la forma en que la gente trabaja y va la oficina con el “home office”. ¿Qué necesidad de pagar rentas de millones de pesos al año por unas oficinas, cuando la gente puede trabajar desde casa? Pues algunos dirán que el desempeño de sus trabajadores se ha visto mermado, otros dirán lo contrario. Fuera de aquellos oficios que tratan temas sensibles que no pueden hacer en casa, la gran mayoría de oficinistas pueden realizar sus labores en pijama desde la comodidad de sus domicilios y esto al mercado inmobiliario le afecta considerablemente.

Generalmente, la demanda de vivienda en la CDMX es alta, con cerca de 50,000 viviendas en por año, de acuerdo con datos del INEGI, pero una búsqueda rápida en internet demuestra que hay cerca de 100,000 viviendas ofertadas en la capital y el INEGI dice hay más de 200,000 inhabitadas. Haciendo a la oferta de vivienda considerablemente mayor a la demanda. Muchas personas han optado por abandonar sus lujosos departamentos, de una recamara, en el epicentro financiero de la ciudad y se han trasladado fuera del ruido y caos, que una ciudad donde circulan cerca de 20 millones de personas genera.

Hermosos edificios que solían estar repletos de gente y donde había filas incluso para salir del estacionamiento, ahora se encuentran tapizados con letreros de “se vende / se renta”. Las principales calles de la ciudad empiezan a revitalizarse con la apertura de algunos de sus locales comerciales y restaurantes, mientras que en los edificios residenciales y oficinas se respira un aire de abandono. Pensilvania, una de las calles más famosas de la ciudad por su céntrica ubicación y cercanía con el WTC, se encuentra abarrotada de principio a fin en letreros, conté más de 40.

Foto de Ken Tomita en Pexels.com

Como consecuencia la gran mayoría de estos residenciales ha tenido que disminuir su precio, algunos más de un 30%. Buenas noticias para este pobre columnista que ahora puede aspirar a un departamento de más de 100mts en lugar de uno de 50, quizá, pero muy malas para aquellas personas que han sido trágicamente azotadas por la crisis económica, el desempleo y el cierre de miles de comercios, que buscan vender su patrimonio de años y que ahora se ven forzados a rematar por un precio considerablemente menor al que esperaban.    

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: