12 años de favores

Jorge Ortega Ferrán.-

Doce años de campaña no se pagan solos y en la cuarta transformación somos testigos de los métodos de pago.

Licitaciones amañadas, contratos de adjudicación directa, condonación de impuestos, puestos en secretarías e incluso gubernaturas han sido la moneda de pago de autoproclamada cuarta transformación. Andrés Manuel López Obrador, que prometía ser la esperanza de México, se ha tenido que someter a la voluntad de políticos corruptos y grandes empresarios para liquidar su enorme deuda política.

Manuel Bartlett, añejo político que durante años había formado parte del PRI. Estuvo involucrado en la famosa “caída del sistema” del 88, siendo el presidente de la Comisión Federal Electoral (CFE) durante dichas elecciones donde termina ganando el candidato Salinas de Gortari.  Fungió dentro del gabinete del archienemigo de López Obrador, Salinas, durante 4 años como secretario de educación. Se le ha acusado de ser dueño por medio de prestanombres de más de 20 viviendas y tener una fortuna de más de 800 millones de pesos. Actualmente trabaja como director de la CFE, una empresa de clase mundial, que ocasionalmente deja sin luz a unos cuantos millones de mexicanos.

Ricardo Salinas Pliego, famoso empresario mexicano y uno de los hombres más ricos del país. Se ha ganado (sin licitación) la responsabilidad de hacer entrega de los programas sociales del gobierno federal, por medio de las sucursales bancarias de Banco Azteca, convenientemente dispuestas dentro de su Elecktra  más cercano. Un gran negocio para este empresario que a la fecha debe cerca de 40 mil millones de pesos al fisco pero que el presidente prefiere no comentar nada al respecto de él, ni de otros tantos cercanos con adeudos millonarios a la hacienda pública.

Bartlett, el pago de favores

En los últimos días el presidente calla ante la reciente candidatura de Salgado Macedonio, como si un par de acusaciones por abuso sexual fueran poca cosa, mientras el pueblo le pide y le implora que rompa el pacto, este solo se excusa y huye al cuestionamiento. Permitiendo una vez más que personajes con acusaciones formales, de crímenes graves, alcancen el poder. Sin entender que su silencio es lo más perjudicial para las millones de víctimas que han sufrido y no se les ha hecho justicia.

En un país donde la corrupción y el oportunismo parecen haberse arraigado a nuestra cultura es solo de esperarse que aquellos que llegan al poder han tenido que pactar y hacer acuerdos con otros, pero se suponía que eran diferentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: