¿Testigos colaboradores o soplones?

Mauricio Juárez.-

La figura de testigo colaborador en nuestro país se convirtió en una herramienta de venganza política contra los adversarios del actual régimen, pero para quienes la hacen de soplones es una tabla de salvación. No pisan la cárcel.

La Ley Federal para la Protección a Personas que Intervienen en el Procedimiento Penal establece que testigo colaborador“es la persona que accede voluntariamente a prestar ayuda eficaz a la autoridad investigadora, rindiendo al efecto su testimonio o aportando otros medios de prueba conducentes para investigar, procesar o sentenciar a otros sujetos.

“Podrá ser testigo colaborador, aquella persona que haya sido o sea integrante de la delincuencia organizada, de una asociación delictiva, o que pueda ser beneficiario de un criterio de oportunidad”.

Emilio Lozoya y Emilio Zebadúa se han acogido a ese instrumento legal, gracias a las facilidades que les ha otorgado la Fiscalía General de la República para que hablen en contra de quienes fueron sus superiores en el sexenio pasado a cambio de impunidad.

A ellos se sumó el amigo de Lozoya, su operador Froylán Gracia García (el hombre del millón), quien ante la FGR avienta lodo a todos lados con tal de salvarse y salvar a su jefe.

Es decir, de presuntos delincuentes pasaron a ser soplones para embarrar a quienes el actual gobierno ve como sus “adversarios”. Salvarse es su prioridad, aunque estén con sus arcas llenas de dinero mal habido.

Estos tres personajes han declarado en contra del exsecretario de Hacienda y de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, pero también contra panistas con aspiraciones políticas y quienes en Palacio Nacional los quieren ante un juez, solo con intenciones electorales.

Foto: Sora Shimazaki en Pexels.com

A través de filtraciones, la FGR se ha encargado de hacer públicas las declaraciones de quienes han “declarado” en contra de personajes que fueron protagonistas en el sexenio anterior.

Lozoya y Zebadúa, y también Froylán Gracia, cometieron delitos en contra del erario. Aunque haya sido con el conocimiento de sus superiores, son responsables de haber distraído dinero público para fines electorales o personales, y no pueden ser absueltos.

Ni el gobierno actual ni su brazo ejecutor, la FGR, pueden indultarlos solo por ser simples soplones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: