¿Pisará la cárcel Peña Nieto?

Mauricio Juárez*

El fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, confirmó lo que todos sabían: Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex, implicaría en actos de corrupción a Enrique Peña Nieto y a Luis Videgaray.

En la denuncia de hechos que presentó ante la propia FGR, Lozoya señaló que la campaña presidencial de Peña Nieto recibió 100 millones de pesos, producto de sobornos de Odebrecht.

Dinero que por instrucciones del propio candidato y de Videgaray, se destinaron para pagar a asesores extranjeros. Este delito ya prescribió, pero es útil para los fines electorales del gobierno.

Otros 120 millones, reveló, fueron para pagar sobornos a cinco senadores y a un diputado a cambio de que aprobaran las reformas estructurales que se impulsaron desde el Pacto por México. También, dijo haber entregado otros 84 millones a legisladores y a un secretario de Finanzas de un partido político (presumiblemente el PRI), a quien después dio 200 millones más para la aprobación de las reformas.

Lozoya asegura tener documentos y un video, y contar con cuatro testigos, que son gente cercana e involucrada con los actos de corrupción en Pemex.

Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto

Lo importante de todo esto es si Peña Nieto será, siquiera, citado a declarar. Y la pregunta: ¿pisará la cárcel Peña Nieto, cuando fue un aliado del candidato López Obrador en la campaña de 2018?

López Obrador insiste en que los expresidentes no sean juzgados. Un personaje que todos los días habla de acabar con la corrupción debería promover el cumplimiento de la ley. Si Peña Nieto incurrió en actos ilícitos debe ser juzgado y, en su caso, encarcelado.

Nadie puede negar que el sexenio pasado fue de los más corruptos que se tenga memoria. La Unidad de Inteligencia Financiera, brazo armado de López Obrador para intimidar a opositores, tiene que investigar a Peña Nieto y a quienes formaron parte de su equipo cercano.

La impunidad no puede seguir siendo el signo distintivo de este país. Se debe actuar en contra de quienes se enriquecieron con el dinero de todos los mexicanos. De otra manera, este será un gobierno fallido. Se presume que dos de los cinco senadores sobornados a cambio de su voto a favor de las reformas estructurales ahora son gobernadores panistas, lo que es oro puro para el presidente, que ve en el PAN a su mayor, o quizá único, adversario político.

*Maestro en periodismo y experto en comunicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: