La incapacidad

Rubén Cortés.-

La crisis casi absoluta de la inseguridad pública en México es reflejo de la divisa esencial de este gobierno para seleccionar a sus funcionarios: “10 por ciento de capacidad, 90 por ciento de lealtad”. Se reúnen por gusto todos los días de madrugada.

En tres años de 4T ha sido asesinado 120 mil mexicanos (casi un 0.1 por ciento de la población), pese a que cerca de 0.1 por ciento de la población mexicana patrulla las calles como soldados del Ejército (123 mil militares). Como se vea, es una ecuación demencial.

Aunque el presidente y su equipo se reúnen diariamente de seis a siete a de la mañana, para atender el tema de la violencia y los asesinatos. El problema es que quienes se reúnen son funcionarios de “10 por ciento de capacidad y 90 por ciento de lealtad”.

Tanto así, que los militares le acaban de pedir al presidente ocho mil millones de pesos más de presupuesto para dedicarlos a cuidar las obras prioritarias… del presidente. No importa que cada 15 minutos maten a un ciudadano y desaparecen siete mujeres diarias.

Es decir: lo que más parece inquietar a los militares es la seguridad de las obras del presidente. Quienes tienen “10 por ciento de capacidad y 90 de lealtad” quieren contentar al jefe. Un círculo sin fin, como un perro mordiéndose la cola.

Explica el presidente: “Nunca se había visto que todos los días de seis a siete a de la mañana nos reunamos presidente, secretarios de Defensa, Marina, Seguridad, todos; atendiendo diariamente el problema de la violencia, de los asesinatos”.

Y es cierto: se reúnen diariamente. Y seguramente es cierto también que lo hacen como asegura el presidente: “Por la justicia y ningún gobierno dedica, le ha dedicado tanto tiempo al problema de la inseguridad y la violencia como el mío”.

Pero esas reuniones no han resuelto mucho, ni en la CDMX, que es donde se juega el futuro político del presidente, porque la jefa de Gobierno es su candidata a sucederlo, con todo lo que eso significa: cuidarlo a él cuando esté sin cargo, y asegurar su legado.

Los homicidios dolosos rompieron récord en la capital durante los 40 meses que hace que la gobierna Claudia Sheinbaum: cuatro mil 36 homicidios dolosos, que son muchos más que los dos mil 717 con Mancera y dos mil 509 con Ebrard.

Quiere decir que esas reuniones diarias de seis a siete no alcanzan ni para ayudar a que (insistamos) le vaya bien a la candidata del presidente a sucederlo, con todo lo que eso significa: cuidarlo a él cuando esté sin cargo, y asegurar su legado.

Ellos tienen que saber que, lo que vale, son los resultados.

Y no los esfuerzos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: