Ebrard, el hombre del Grupo Puebla

Rubén Cortés.-

La sucesión presidencial se despejó notablemente esta semana: el presidente reafirmó, por si hacía falta, a la Jefa de Gobierno como su corcholata, y el Grupo de Puebla a Marcelo Ebrard. Ella será apoyada por el que se va a su finca, y él por los que se quedan.

Ricardo Monreal, el otro aspirante, permaneció quieto en base, al avisarle al presidente que se queda en Morena, aunque no esté de acuerdo con el método de encuesta para definir la candidatura, y que no se le enfrentará porque sería un suicidio. Caso cerrado.

El presidente cedió a Ebrard el show de los jefes del populismo regional, armado en la CDMX por su operador Mario Delgado. Fue un gesto serio, pues ese grupo tiene media docena de gobernantes que manejan por inspiración personal billones y billones de dólares.

De hecho, Ebrard abrió la reunión con una carta marcada: el grupo político del que fue funcionaria destacada su esposa, retomó este domingo el poder en Honduras, con el triunfo en la elección presidencial de Xiomara Castro.

La presidenta electa es esposa del expresidente Manuel Zelaya, de quien fue embajadora en México la hondureña Rosalinda Bueso, esposa de Ebrard. Hay que recordar que el terrateniente Zelaya es chavista de la primera hora y pionero de las consultas populares.

Además, Ebrard inauguró el foro con un discurso puramente chavista, al advertir que los países desarrollados tienen que regalarle a los pobres el dos por ciento de su PIB, y que hay que quitar a los empresarios el cuatro por ciento de lo que ganen.

En los últimos tres años, Ebrard ha sido el encargado del trato directo con el bloque castrochavista continental, desde las votaciones en la OEA a favor de Maduro y Daniel Ortega, hasta la operación del asilo político a Evo Morales.

Y tiene operadores cercanos en esos países, como en Honduras, donde su cuñada Viviana Bueso es quien reparte allá 31 millones de dólares de ayuda del gobierno mexicano, a través de los programas  “Sembrando Vida” y “Jóvenes Construyendo el Futuro”.

Los contactos y relaciones personales que ha cultivado Ebrard en el populismo continental cobran importancia capital ahora que México integra el Eje México-La Habana-Caracas y financia con convenios bilaterales a parte de los países integrantes de la OEA.

Ahí tendrá mucho juego ahora Zelaya, quien lleva dos décadas como principal protagonista de la política en Honduras, desde que Hugo Chávez lo financió para que ganara la presidencia, en la época en que también refaccionó a Correa Evo Morales y Daniel Ortega.

El tema con el Grupo de Puebla es que responde a la doctrina cubana, y cuando llegas al poder con su ayuda, eres de ellos.

No juegan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: