Ingobernabilidad en Michoacán y Tamaulipas

Mauricio Juárez.-

Las diferencias políticas, no legales, entre el presidente López Obrador y los gobernadores de Michoacán y Tamaulipas tienen a esas dos entidades en la ingobernabilidad.

El narcotráfico ha ocupado los vacíos que los gobiernos federal y estatales han dejado debido a sus constantes confrontaciones, siendo los únicos afectados los ciudadanos.

Ni el presidente López Obrador ni a los gobernadores Silvano Aureoles y Francisco Javier García Cabeza de Vaca están interesados en resolver sus diferencias políticas en aras de la seguridad.

El tabasqueño se refirió ayer en su conferencia matutina a la inseguridad y reconoció: “si no terminamos de pacificar a México, por más que se haya hecho, no vamos a poder acreditar históricamente a nuestro gobierno”.

Ahora sí el mandatario mexicano está en lo correcto. Como presidente electo dijo que su sola llegada a Palacio Nacional disminuiría la violencia. Ingenuo, sigue creyendo que la sola palabra presidencial sirve para que los delincuentes dejen de asesinar.

Los hechos violentos se incrementan y cada día los criminales son más sanguinarios. Casi a la mitad del sexenio, este gobierno no ha dado resultados.

Por eso la urgencia presidencial de reunirse con los gobernadores en funciones y electos con una única agenda: la seguridad. Sin embargo, no recibirá ni a Aureoles ni a Cabeza de Vaca.

En el segundo caso porque “hay un asunto legal”, argumentó López Obrador. Pero también hay asuntos pendientes con Layda Sansores, Alfredo Ramírez Bedolla y Ricardo Gallardo.

Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán.

Las elecciones en Campeche, Michoacán y San Luis Potosí fueron impugnadas por la coalición opositora y será el Tribunal Electoral el que declare la validez o anule los procesos electorales; es decir, si fuera por la cuestión legal, no debió recibirlos.

Todos sabemos que el presidente interpreta la ley a su conveniencia y que los casos de Michoacán y Tamaulipas no pasan por el tamiz de lo legal, sino de lo político.

Mientras esas diferencias no se superen, los únicos afectados son los michoacanos y los tamaulipecos, porque están a merced del narcotráfico.

El presidente no ha podido con la violencia y mientras continúe viendo todo electoralmente, no podrá resolverlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: