Bastó un coscorrón

Mauricio Juárez.-

Bastó un pequeño coscorrón desde el púlpito presidencial para que el titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), David Colmenares, reculara y prometiera hacer una revisión de lo informado el sábado pasado.

Al más fiel estilo de este gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador acusó a la ASF de estarle haciendo el trabajo a sus “adversarios” por las irregularidades encontradas en la cuenta pública 2019.

Colmenares no aguantó la presión y como lo hicieron en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se arrodilló frente al presidente de la República.

El auditor se comprometió a revisar los resultados sobre el costo al erario por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México para constatar que hubo errores por parte del órgano fiscalizador.

La ASF tiene por obligación constatar que la revisión de las cuentas públicas estén perfectamente contrastadas con la información proporcionada por las autoridades correspondientes antes de entregarlas a la Cámara de Diputados.

Sin embargo, como al presidente no le gustaron los resultados de la revisión de la cuenta pública de su primer año de gobierno, entonces el auditor superior hará una excepción.

¿Cuál será el resultado? Es obvio, habrá cambios en el resultado de la Auditoría para satisfacer los berrinches presidenciales y evitar ponerse en la mira de López Obrador.

El dedo inquisidor del presidente cae como sable sobre quienes no se pliegan a sus deseos y utiliza el poder que le da la investidura y las conferencias matutinas para doblar a aquellas instituciones que por autónomas no dejan de temerle y doblarse a sus deseos.

Si alguien le responde, entonces desde Comunicación Social de Presidencia sacan a sus granjas de boots para atacar, difamar y lanzar acusaciones de corrupción.

México vive un retroceso en todos los ámbitos de la vida pública y pocos son los que tienen el valor de desafiar al titular del Poder Ejecutivo.

Por lo pronto, David Colmenares es el último en doblarse ante el presidente y, consecuente, cambiará lo que no le haya gustado a López Obrador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: