El presidente se enojó y la Auditoría reculó

Dante Pinal.-

Solo bastó que el presidente López Obrador se enojara y rechazará la evaluación de la Auditoría Superior de la Federación de la cuenta pública de 2019, por “exagerada” y “ofrecer datos a sus enemigos”, para que el organismo independiente se retractará  por el informe presentado.

La cuenta pública del 2019 auditada por la ASF, presentó irregularidades por más de 67 mil millones de pesos. La cancelación del aeropuerto de Texcoco costará 331 mil 966 millones de pesos; la falta de claridad por 156 millones de pesos por el Tren Maya y una infinidad de errores de detectaron en los programas sociales.

Inmediatamente el presidente de la República, aseguró que lo publicado por la Auditoría son cifras incorrectas y exagerados y aseguró tener sus “propios datos”.

Todo indica que el regaño fue de tal magnitud, que los legisladores morenistas presionaron a las autoridades de la ASF, quienes, mediante un comunicado, reconocieron inconsistencias metodológicas al cuantificar el costo de cancelación del aeropuerto de Texcoco, pues consideró  indebidamente flujos de salida y bonos en circulación, por lo que se está efectuando “una revisión exhaustiva”.

Además el titular de la ASF, David Colmenares, aseguró que la Secretaría de Función Pública en ningún momento obstaculizó las labores de los auditores y que éstos contaron con toda la información correspondiente, cuando dos días antes había asegurado, en un comunicado oficial del propio organismo, todo lo contrario.

En todo este entramado, quien queda muy mal es la propia Auditoría Superior de la Federación, quien se postró ante el enojo y deseos del titular del ejecutivo.

El peso presidencial fue de tal magnitud, que los funcionarios de la ASF sufrieron la penosa necesidad de admitir un “error de cálculo” de costo por la cancelación del aeropuerto de Texcoco. El destino  de la auditoría realizada a la cuenta pública gubernamental 2019 será el cesto de basura, ya que que no obedece a los números que tiene el Gobierno Federal.

En las últimas décadas, no se había visto una intromisión gubernamental a las auditorias de la cuenta pública, como la que estamos presenciando en estos momentos.

La cuarta transformación ya tomó por asalto al organismo auditor, la falta de transparencia y opacidad en el gasto público, será a partir de este momento, lo único que presenciaremos. Se van apoderando de más organismos independientes. Mal presagio para el país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: