Corregir tarde

Mauricio Juárez .-                                                                   

Hay una evidente desarticulación en el mensaje del gobierno. No saben cómo manejar el tema de la pandemia y lanzan mensajes encontrados. En una reunión con gobernadores, el subsecretario Hugo López-Gatell advirtió que el plan de vacunación es nacional.

Marginaba así a los gobiernos estatales, que en ese momento enterraban cualquier posibilidad de adquirir vacunas contra la Covid. A través de Mauricio Vila, gobernador de Yucatán, expresaron su decepción.

Sin embargo, el viernes –un día después de esa reunión–, el presidente Andrés Manuel López Obrador autorizó que la iniciativa privada y los gobiernos estatales compren vacunas.

Esto no es más que el reconocimiento de que el gobierno federal no puede solo. A pesar de que pudiera parecer una buena señal, llega tarde. Los laboratorios tienen comprometidas la totalidad de las dosis.

Quizá López Obrador en su intimidad —jamás lo aceptará públicamente—esté aceptando su equivocación de no sumar a los gobiernos estatales en la estrategia de vacunación desde un principio.

Y también que su colaborador “estrella”, el subsecretario López-Gatell, está más ocupado en la grilla que en atender el dolor que ha causado el virus a miles de familias.

Enero es el mes más letal y es necesario que todos contribuyan en el combate a una enfermedad que ha acabado con la vida de más de 150 mil personas.

Permitir que la iniciativa privada y los gobiernos estatales puedan adquirir la vacuna es una decisión tardía y así lo señala la Alianza Federalista. Es difícil que consigan vacunas, al menos este año.

Falta coordinación

La estrategia de vacunación de López Obrador está politizada y tiene tintes electorales. Los Servidores de la Nación no tienen nada que hacer en las brigadas ordenadas por el presidente. Si este año no hubiera elecciones, seguramente no figurarían.

A pesar de que estamos en el momento de mayor letalidad, el presidente insiste en que se ve “una luz al final del túnel”. Desgraciadamente no es así. El tabasqueño engaña y se engaña.

Mientras no haya una estrategia de vacunación que haga un lado de la política electoral, no habrá luz y el túnel será mucho más largo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: