El verdadero rostro de López Obrador

Mauricio Juárez.-

El presidente Andrés Manuel López Obrador se hace pasar como un hombre humano, preocupado por los más necesitados. Basta recordar su slogan de campaña: “Por el bien de todos, primero los pobres”. Sin embargo, eso es solo una narrativa, parte del discurso.

Al defender al subsecretario López-Gatell, encargado de la fallida estrategia contra la Covid-19, el tabasqueño muestra su verdadero rostro: Es insensible ante la muerte de casi 130 mil mexicanas y mexicanos, muchos de ellos gente humilde que no recibió atención oportuna en las clínicas y hospitales del sector salud.

López Obrador, en su enésima defensa a López-Gatell, dijo ayer: “no creo que haya un funcionario en el mundo con esas características”. Y tiene razón. No hay en el mundo un encargado de la pandemia tan frívolo y nada empático con el personal médico que está en la primera línea de combate a la Covid.

López Gatell en Zipolite

El subsecretario tampoco tiene empatía con las miles de familias que han perdido a sus familiares por una pandemia mal manejada y que privilegió la zalamería en lugar de dar prioridad a la atención de la enfermedad.

Pero por más desfiguros de López-Gatell, como sus vacaciones en Zipolite, y las mentiras para justificar su viaje, el presidente no lo moverá de su cargo.

En el colmo del cinismo, el subsecretario responsabilizó a los partidos políticos de querer sacar provecho electoral por las fotos que le tomaron durante sus vacaciones.

La soberbia no tiene límites en ese personaje. Cree que lo persiguen los paparazzis, No, cualquier ciudadana o ciudadano con un celular puede tomarle fotos y subirla a redes sociales. Nada tiene que ver el proceso electoral con su frivolidad e irresponsabilidad.

El presidente no prescindirá de López-Gatell porque es intolerante a la crítica. Aunque sabe que el subsecretario cometió un error grave, no cederá y lo mantendrá en el cargo. Pedirle su renuncia sería, desde la visión del tabasqueño, ceder ante “los conservadores”.

Así es que los muertos y el millón y medio de contagiados tienen sin cuidado al inquilino de Palacio Nacional. Lo importante para él, es mantener su narrativa y a su subsecretario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: