De las falsas historias oficiales

Leonardo Báez Fuente.-

El gobierno mexicano actual tiene una obsesión fatal y que con ella pretende llevar al país hacia los caminos más agrestes que suelen terminar en un precipicio, esa pulsión es la Historia Oficial.

No pocos escritores han formulado profundas objeciones a la historiografía oficial, siendo el más acerbo crítico de ella el finado Luis González de Alba, quien toda su vida luchó contra las interpretaciones más pedestres de la historia nacional.

La historia oficial es una colección de impolutas figuras de bronce que jamás se equivocaban y que siempre se enfrentaron a enemigos peores que los más tétricos villanos de cualquier obra de ficción. Esta idealización ideológica que empezó con el Maximato y su afán de establecer una idea de la mexicanidad (lo que eso pudiera significar) sumada a la mística nacional socialista del cardenismo y posteriormente la cooptación oportunista del priiato de las figuras históricas como medio de justificación del régimen a través de los libros de texto gratuitos y obligatorios, creando una historia francamente hilarante por su notable hipocresía y falsedad.

Recuerdo que en los libros de texto gratuitos con los que me tocó estudiar en los años setenta y ochenta, siendo el de Ciencias Sociales el que contenía diversos capítulos históricos combinados con temas relativos a la vida social mexicana,  siempre existían héroes derrotados como Cuauhtémoc, Hidalgo, Morelos, Guerrero, los Niños Héroes y los caudillos revolucionarios, con villanos supervivientes cuyos planes eran siempre destruir al país (Cortés, los virreyes, Calleja, Iturbide, Santa Anna, Maximiliano, los conservadores, Díaz y Huerta), quedando Juárez y Cárdenas como los únicos héroes con suerte y vivos. Asimismo, el libro dejaba  grandes espacios de tiempo entre una época que implicaban que no podías conectar ningún hecho con otro posterior o anterior.

Esta historiografía basada en pura cronología y en las horrendas estampitas y monografías que teníamos que comprar, copiar y en su caso memorizar hicieron que el estudio de la historia fuera un tormento para todos los alumnos de primaria y secundaria de mi generación, sólo unos pocos no nos dejamos hundir y profundizamos en el estudio de la historia y a la fecha la amamos.

Libro de Texto gratuito 1960

Es el caso que nuestros actuales gobernantes nunca profundizaron en el estudio de la historia nacional y se quedaron únicamente con las monografías y estampitas. Creen que ellos son los próximos héroes que van a aparecer en ellas (sí es que todavía existen) y que la finalidad de su vida es luchar maniqueamente contra cualquier extraño enemigo que se oponga a su limitadísima y parroquial visión de lo que fue y es el país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: