Nos tocó la china

Jorge Ortega Ferrán.-

Los esfuerzos a nivel mundial por conseguir una vacuna contra el COVID-19 parece que, por fin, después de largos meses de cuarentena, han logrado importantes avances.

Pfizer en colaboración con BioNTech ha mostrado significativos avances en su estudio con una tecnología que hasta la fecha prometía mucho pero no había logrado nada. La tecnología mRNA que han decidido emplear había sido sujeto de estudio por varios años  y parece que estaba vez dará los resultados que promete.

A principios de esta semana se dieron a conocer los resultados preliminares de un grupo de 94 personas que habían sido administrados con la vacuna o placebo, y desarrollaron COVID-19. Dando como resultado una efectividad del 90% (Si las 94 personas hubieran sido administradas con el placebo la vacuna tendría un 100% de efectividad).

Aunque aún es muy pronto para festejar, pues el resultado solo muestra un pequeño grupo de individuos dentro de un estudio de más de 40 mil personas. El mundo ya se empieza a preparar para el post-Covid19. Pero justo aquí es donde se empieza a complicar la situación.

La tecnología mRNA posee el inconveniente tener que ser refrigerada a menos de 70 grados centígrados y, como lo expreso el doctor Hugo López-Gatell, México no cuenta con la infraestructura necesaria para llevar a cabo esta refrigeración en sus hospitales.

 Tratándose de un número significativo de dosis que se tendrían que almacenar parece imposible que se logre distribuir una vacuna de este tipo en nuestro país.

Pese a la supuesta aprobación de las vacunas provenientes de China y Rusia. Estas no han sido realmente probadas y no cuentan con los estudios de la fase 3, qué es el estudio en un grupo de más allá de mil personas.

Foto: Nataliya Vaitkevich con Pexels.com

Nuestras opciones son limitadas en todo caso, pese a haber 12 compañías que se encuentran en fase 3 de su vacuna. Una de ellas (CansinoBio) realizando pruebas en nuestro territorio. Las dos punteras, tanto Pfizer como Moderna, emplean la misma tecnología mRNA. Y aunque se esperan prometedores resultados para antes de fin de año, esta navidad tocará usar cubre bocas.

Nos espera un 2021 con el reto de distribuir y administrar vacunas a más de 100 millones de ciudadanos en nuestro territorio es un logro en sí mismo. Carecemos de la infraestructura, tanto logística como gubernamental, para atender una emergencia de esta situación. Será el mayor desafío de López-Gatell hasta la fecha. Coordinar con farmacéuticas, hospitales y gobiernos, tanto estatales como el federal, la entrega y administración de una vacuna que todo indica vendrá en dosis muy limitadas por lo menos durante el próximo año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: