En ruta hacia el autoritarismo

Mauricio Juárez.-

Es ya delirante la tirria que el presidente López Obrador le tiene a los medios de comunicación. La crítica, más allá de incomodarlo, lo exaspera. Por eso exhibe, de manera irónica, las portadas de los principales periódicos del país, acusándolos de “conservadores”.

Solo en estados autoritarios los mandatarios ven a la prensa como enemiga. Y es la ruta que lleva nuestro país con un presidente que cree que los medios tienen que ser aplaudidores del poder.

Nada más irreal. La prensa es por naturaleza crítica. En México, desde el sexenio de Ernesto Zedillo, se abrieron espacios a la libre expresión, sin que esto signifique que no haya amenazas, atentados y asesinatos contra comunicadores o medios. Nuestro país sigue siendo de los más peligrosos para ejercer el periodismo.

Ayer, el presidente nuevamente arremetió contra los periódicos Reforma y El Universal. Exhibió las primeras planas e ironizó con la información de sus portadas. ¿Por qué? Simplemente porque hacen su trabajo: investigar.

Eso es, se quiera o no, una invitación para que sigan las agresiones a reporteros y conductores, a quienes el presidente pone en el centro del debate para que sus seguidores los ataquen desde redes sociales o físicamente, como ya ha sucedido.

Otro de los síntomas de la ruta que lleva nuestro país hacia un Estado autoritario es la nulidad en los contrapesos del Ejecutivo. Los poderes Legislativo y Judicial dejaron de ejercer ese papel para convertirse en obedientes ejecutores de los intereses presidenciales.

Uno más es la militarización del país. La organización Signos Vitales, en su reporte México enfermo: indicios de un régimen totalitario señala que “el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas es otro de los grandes pasos que el gobierno actual ha dado en sentido opuesto al fortalecimiento de las instituciones civiles.

“A pesar de las múltiples muestras de fracaso que la estrategia de militarización ha tenido para combatir los problemas de seguridad, la actual administración profundizó sustantivamente los permisos para que tanto el Ejército como la Marina lleven a cabo tareas que le debieran corresponder a las policías locales”, señala.

México, con López Obrador como presidente, se asoma peligrosamente al autoritarismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: