A seis años de Ayotzinapa

Mauricio Juárez.-

La desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, la noche del 26 de septiembre de 2014, fue, junto con la Casa Blanca, lo que marcó a Enrique Peña Nieto. La negligencia de su gobierno para investigar desde el primer minuto el caso, provocó que el asunto estallara.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, desde que era candidato a la presidencia, se comprometió a investigar el paradero de los jóvenes. Ya en el gobierno, le encargó a uno de sus hombres de mayor confianza, Alejandro Encinas Rodríguez, encabezar, por parte del gobierno, las indagatorias.

Debe reconocerse el esfuerzo del actual gobierno de investigar y aclarar el destino que tuvieron los 43. Sin embargo, también puede convertirse en la tumba de una administración federal acostumbrada a hacer promesas fáciles.

El sábado se presentó a los familiares de los estudiantes los avances en las investigaciones. Lo más relevante fue que existen órdenes de aprehensión en contra de elementos del Ejército Mexicano por su presunta participación en la desaparición de los estudiantes. ¿Por qué no han sido detenidos?

López Obrador y su gobierno quieren terminar con “la verdad histórica” del Jesús Murillo Karam, entonces procurador general de la República. En eso han centrado sus esfuerzos, sin que hasta el momento haya avances significativos en las nuevas indagatorias.

Enrique Peña Nieto, marcado por las indagatorias de Ayotzinapa

Acostumbrado a acusar a los gobiernos anteriores de los males pasados, presentes y futuros del país, para no asumir ninguna responsabilidad, el presidente está más concentrado en encontrar culpables en la administración de Peña Nieto que en resolver de fondo el caso Ayotzinapa.

¿Y si al final no hay otra más que la “verdad histórica”? El fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, solo ha dicho que la “verdad histórica” está sepultada, pero no ha presentado avances de las investigaciones.

El gobierno debe evitar el uso político para ganar adeptos. Si pronto no hay resultados palpables, perderá la confianza que los familiares de los 43 estudiantes tienen, hasta el momento, en el presidente López Obrador.

El mandatario mexicano se aseguró que habrá “cero impunidad”, pero también debe comprometerse a llegar a la verdad, sea cual sea, sin que esto implique un manejo político del asunto que hace seis años lastimó a todo el país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: