Los dos sismos

Dante Pinal.-

El reloj marcaba las 7:19 de la mañana, del 19 de septiembre de 1985. En casa de mis padres, mi hermano Joel y mi primo Pepe, nos aprestábamos salir para ir a trabajar y a la escuela. Inicia el baile, un sismo de magnitud 8.1 proveniente de las costas de Michoacán, sacude la capital del país.

El movimiento devastó la zona centro del capital del país, provocó daños severos en cientos de edificios y causó la muerte de miles de personas.

Se va la luz, no hay teléfono, ni gas, el agua empezó a escasear. Incrédulo salí de mi casa lleno de temor. Me subí a la azotea del edificio y empiezo ver a los lejos humo, polvo y en partes fuego, mucho fuego.

Salgo a las calles de Corregidora y Santa Escuela, imágenes de personas fallecidas afuera de sus casas en vecindades ya muy viejas que se cayeron y otras empezaban a derrumbarse.

Se dice que más de 800 edificios se colapsaron, miles de casas afectadas. El número de víctimas no se sabe a ciencia cierta, el gobierno dice más de 3 mil 600 y la Cruz Roja contabilizaba cifras arriba de los 12 mil.

La vida a los capitalinos nos cambio en segundos. Muchos que fueron rescatados de entre los escombros, volvieron a nacer.

El gobierno priísta capitalino cavó su tumba por ese terremoto. Al no saber responder inmediatamente, la critica y coraje de millones de defeños, así se decía a los oriundos del Distrito Federal, fueron en contra del presidente Miguel de la Madrid.

Temblor de septiembre de 1985

Entre las cosas buenas se inicia la cultura de la protección civil, enfocada no solo a movimientos telúricos, también a la prevención de inundaciones por huracanes o incendios.

A 32 años de ese terremoto, el 19 de septiembre de 2017, a las 11 de la mañana se estaban realizando simulacros en todas las oficinas públicas, hospitales, escuelas.

No había pasado ni una hora, cuando a las 13.14 horas un sismo tipo trepidatorio y circular, de magnitud 7.1 sacude de nueva cuenta a la Ciudad de México.

Su epicentro se localizó a un kilometro de San Felipe Ayutla, Puebla y tuvo sus consecuencias en diversos poblados de Morelos y en innumerables zonas y colonias de la capital del país, provocando la muerte de más de 369 personas y daños en diversos edificios, varios de ellos mal construidos.

Trabajada en FONACOT, salí a las escaleras de emergencia. Los edificios en la calle de Tuxpan golpeaban entre si. A unos metros, el Auditorio BlackBerry, ex cine Las Américas, una de sus paredes empezaba a caerse.

Compañeros del trabajo gritaban de desesperación y temor de que se cayera el edificio de 6 pisos donde laborábamos. Al término del sismo, el comité de protección civil volvió a hacer su trabajo como horas antes y nos organizo para salir en orden.

En las calles horas de incertidumbre, sin poder ir a nuestras casas. La gente caminando sobre Insurgentes en ambos lados, también sobre la calle de Baja California, capitalinos con miradas ausentes, llenas de preocupación por saber de sus familiares.

De ambos sismos, la experiencia más enriquecedora es la solidaridad de los mexicanos en el momento de las desgracias. Millares de capitalinos, sin importar religión, condición social o preferencia política, salieron a las calles para ayudar a las víctimas del movimiento telúrico.

Sin descanso, moviendo escombros, 24 horas seguidas, ofreciendo agua, alimentos, casas de campaña hombres, mujeres y jóvenes se unieron al ejercito y autoridades para salvar a un mayor numero de capitalinos.

Esa solidaridad demostrada en ambos sismos, no se debe perder. Evitemos la desunión y polarización política como la que estamos viviendo por las diferencias de partidos. Chairos contra fifís.

Ningún dirigente o líder social, debe apostar por la desunión de los mexicanos, al que lo haga e impulse, se le debe de juzgar de traición a la patria. Hagamos conciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: