Paranoia presidencial

Mauricio Juárez.-

El conflicto por la toma de las instalaciones de la CNDH tiene, según el presidente Andrés Manuel López Obrador, responsables que nada tienen que ver con el tema: los medios de comunicación, porque “lo magnifican para perjudicarnos”.

La paranoia presidencial no tiene límites. Los problemas no los generan los medios. Estos tienen una labora social: informar a la ciudadanía. ¿Piensa el presidente que la única actividad en el país que debe tener cobertura mediática son sus conferencias matutinas?

Además, habló de un supuesto “encono, coraje contra Rosario Piedra, sobre todo de los grupos conservadores por la mamá, por doña Rosario, y por el hermano desaparecido”.

Nuevamente se equivoca. Ve enemigos donde no existen. Si bien hay grupos interesados en crear conflictos sociales, no puede acusar de eso a los partidos políticos. En todo país democrático hay puntos de vista distintos, sin que esto represente intención alguna de desestabilización.

El que “el conservadurismo”, refiriéndose a Acción Nacional, no haya votado a favor de la designación de Piedra Ibarra, no significa que sea este el que genere los problemas que su gobierno es incapaz de resolver.

Ayer, en diversas entrevistas, la propia Piedra Ibarra dijo que la CNDH no un órgano jurisdiccional, es un coadyuvante entre las y los afectados con las autoridades. Dejó claro que quienes no pueden o no quieren resolver son los gobiernos federal y estatales, así como las instituciones encargadas de impartir justicia.

Una vez más López Obrador crea una cortina de humo para distraer de lo importante: la solución de las demandas de justicia de las madres de víctimas de feminicidio y violencia sexual. Exigencia que ha minimizado y ahora politizado.

El presidente dice que los medios de comunicación “conservadores” están exagerando. Esa es la más clara evidencia de lo poco que le importa que todos los días haya 10 feminicidios en el país.

Hasta el momento, ningún funcionario de la Secretaría de Gobernación se ha acercado a los colectivos feministas que están en las instalaciones de la CNDH en el Centro Histórico.

Es inútil pedirle al presidente que deje de polarizar, porque lo suyo es la confrontación. Difícilmente se pondrá la banda presidencial para convertirse en un estadista, pues siempre traerá el traje de campaña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: