El buen juez por su casa empieza

Dante Pinal.-

Macuspana, el pueblo donde nació el presidente López Obrador, está en el ojo de la opinión pública, luego de que el Órgano Superior de Fiscalización de Tabasco, descubriera desvíos por 200 millones de pesos hechos por su edil Roberto Villalpando Arias, quien presentó su renuncia el pasado miércoles junto con 11 regidores.

La dimisión del ex alcalde Villalpando, se da después de innumerables denuncias presentadas por la asignación de obras de drenaje y agua potable a compañías contratistas foráneas, ligadas al gobierno de Tabasco, quienes incluso han abandonado los trabajos por falta de pagos, provocando protestas de cientos de familias que viven ahora entre aguas negras y fétidos olores.

Además, más de 100 indígenas del pueblo Chol, mantenían un plantón afuera del ayuntamiento, para protestar por diversas obras incumplidas por el ex alcalde macuspeño.

Aunque es un asunto de carácter local y estatal, llama la atención que por más que insista en afirmar López Obrador que “no somos iguales”, algunos miembros de su partido han hecho caso omiso de los principales preceptos de la 4T en materia de transparencia y rendición de cuentas.

El “combate a la corrupción” impulsado por el presidente le ha dado puntos a favor en su popularidad, pero la realidad es otra, apunta con el dedo a aquellos gobiernos estatales o municipales que le son adversos, donde dice tener “posibles datos de corrupción”, y hace ojo de hormiga, en aquellos municipios de extracción morenista señalados por desvío de recursos, opacidad y falta de transparencia.

La aplicación de la ley en contra de administraciones corruptas tiene y debe ser igual para todos. Si el presidente quiere en verdad combatir la corrupción, debe tener una prensa libre y permitir al público toda información relacionada con el ejercicio de poder y las actividades gubernamentales. Sin embargo, todo es al revés, el titular del Ejecutivo mantiene su enfrentamiento diario con los medios de comunicación profesionales, con organismos dedicados a la transparencia y con agrupaciones sociales a los que  juzga como representantes de la derecha y el neoliberalismo.

Bien reza el dicho popular: “El que es buen juez por su casa empieza”, así como exige todo el peso de la ley a políticos de otros partidos a los que señala como corruptos, ¿por qué no voltea simplemente a su tierra, Macuspana, y exige se investigue al ahora ex alcalde Roberto Villalpando?

Un comentario sobre “El buen juez por su casa empieza

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: