Pobreza franciscana

Mauricio Juárez.-

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, acudirá mañana a la Cámara de Diputados a entregar la propuesta económica para 2021. Anticipó a legisladores de Morena que será austera, porque México enfrenta la peor crisis desde 1932.

Aunado a lo anterior, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en su singular estrategia para combatir con la pobreza, ya se acabó los fondos de Estabilización de los Ingresos Presupuestales y de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas.

También terminó con los “guardaditos”. Ambos casos fueron una herencia que los llamados gobiernos neoliberales dejaron para mitigar los efectos de eventuales crisis. Solo que López Obrador no los utilizó para eso, sino para darle rienda suelta a su populismo a través de programas sociales clientelares.

El coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado, señaló que las prioridades del gasto serán los proyectos de infraestructura de López Obrador: la Refinería de Dos Bocas, el Aeropuerto Felipe Ángeles y el Tren Maya.

Ante la elección de junio del próximo año, en la que se renovarán 15 gubernaturas y la totalidad de la Cámara de Diputados, el gobierno reforzará los programas sociales, a fin de allegarse votos y no perder la mayoría legislativa que ahora tiene en San Lázaro.

López Obrador está en franca campaña electoral. Todos los días desde Palacio Nacional ataca a sus “adversarios”. Quiso aparecer en la boleta electoral a través de la revocación de mandato. Como no lo logró, ahora lo hace a través de videos.

El sábado se mofó de que México Libre, de Margarita Zavala (no la mencionó en su charla sabatina) y de Felipe Calderón, no lograran el registro como partido político. Eso es una clara intromisión en asuntos electorales.

La oposición en el Congreso no podrá hacer nada para modificar el paquete económico. Morena y sus aliados tienen amplia mayoría. Harán lo que les ordenen desde Palacio Nacional. Podemos anticipar que no le moverán ni una coma.

Photo by Burak K on Pexels.com

Tendremos un presupuesto raquítico que lastimará las finanzas nacionales por los caprichos presidenciales. No estará diseñado para la recuperación económica, sino para ganar votos.

Pasaremos, ahora sí, de la “austeridad republicana” a la pobreza franciscana. Será un año complicado. Difícilmente podremos empezar a superar la crisis económica generada por la Covid, pero, sobre todo, por las malas decisiones tomadas desde Palacio Nacional. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: