Pondrán a la venta el «Partenón» que creó Arturo «El Negro» Durazo

Por Redacción.

Evelyn Salgado Pineda, gobernadora de Guerrero, anunció la venta de distintas propiedades, como la "Casa Acapulco" en la ciudad de México y varios vehículos blindados; sin embargo, uno de los anuncios que llamó la atención, fue la venta del “Partenón de Zihuatanejo”, una de las propiedades más controvertidas de los últimos 40 años en nuestro país.

“Estamos tratando de que se vendan las camionetas, de que se venda la Casa Acapulco, de que se venda ‘El Partenón en Zihuatanejo’, de que se vendan algunos muebles inmuebles que no son necesarios, que no se están utilizando para ninguna dependencia y que no tienen ningún uso social, político”.

La propiedad fue edificada al gusto del exjefe de la polica capitalina, Arturo “El Negro” Durazo, conocida como “El Partenón”, y será vendida para generar ingresos al gobierno de Guerrero y porque no tienen ningún uso social o político, sostuvo.

Pero, ¿Quién fue Arturo Durazo?

La historia de Arturo Durazo Moreno inicia en 1978, por lo menos para los órganos de inteligencia del Estado mexicano, su “ficha” incluye su trayectoria en la política mexicana, pero sobresale su amistad con el entonces presidente de la República José López Portillo (1976-1982), así como la serie de acusaciones por extorsión y diversos asesinatos.

La ficha, que elaboraron los agentes de la extinta Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales (DIPS) de la Secretaría de Gobernación (Segob), da cuenta que el sonorense, fungió como jefe de seguridad en la campaña hacía la silla presidencial de López Portillo en 1976.

“Durante este cargo (como jefe de seguridad del entonces candidato a la Presidencia de la República del Partido Revolucionario Institucional (PRI), fue acusado por tráfico de cocaína, ante la Corte Federal de Distrito de Miami, Florida, en 29 de enero de 1976, sin embargo, por influencias del candidato (López Portillo) el caso fue cerrado”, dice el expediente.

La ficha de investigación —integrado por dos tomos con más de 500 fojas e identificado en el Archivo General de la Nación (AGN) con el número de caja 51— relata que a finales de 1948 se desempeñó como Inspector de Tránsito de la capital de este país, hasta 1950; después, se convirtió en agente de la extinta Dirección Federal de Seguridad (DFS) y posteriormente, hacia 1958, obtuvo su ascenso como comandante en la misma corporación.

Ya como jefe de la dirección de Policía y Tránsito en la capital del país, en ese entonces Distrito Federal, los agentes de la DIPS se encargaron de poner a detalle los eventos a donde el jefe policial acudía, lo mismo en la ciudad capital que, al interior de la República mexicana o, incluso, hasta en el exterior del país.

Los agentes de la Segob lo mismo dejaron asentado en el archivo de investigación política que, Arturo “El Negro” Durazo fue precandidato a la gubernatura de Sonora por el PRI en 1978, pero en un apartado identifican como una de sus amantes a Laura Arroyo, la “jefe de edecanes del licenciado José López Portillo”.

“Que tiene relaciones de prepotencia, es agresivo, hace gala de su influyentismo” y que fue “prisionero el 14 de abril de 1986 en el juzgado octavo de distrito en materia penal por el delito de acopio de armas de fuego, amenazas cumplidas y extorsión en el juzgado 26 penal del fuero común”.

“Asimismo se le vincula con la muerte de 14 personas que aparecieron en el río Tula, en Hidalgo”, señala el largo expediente que es apoyado por varios recortes de prensa se la época en que “El Negro” Durazo incursionó en la vida política y pública del país.

La ficha de la Segob incluye en su apartado final que, sus relaciones (de Durazo) fueron excelentes hasta que terminó el periodo del presidente López Portillo.

"Actualmente no goza de popularidad política alguna dentro de la sociedad, a causa del alto nivel de corrupción que se presentó cuando se encontraba al frente de la Dirección de Policía y Tránsito”.

El Partenón

A finales de los años 70 mandó construir una mansión en la bahía de Zihuatanejo, similar al Partenón que se encuentra en Atenas, Grecia. Servía como su residencia vacacional, la cual contaba incluso con una discoteca, diseñada igual que la Studio 54 de Nueva York.

Al terminar el mandato del presidente José López Portillo, en 1982, su sucesor, Miguel de la Madrid Hurtado, persiguió a “El Negro” Durazo para enviar un mensaje de combate a la corrupción.

El expoderoso jefe policíaco huyó a Brasil y luego a Puerto Rico, pero finalmente fue detenido en 1984, extraditado a México y encarcelado ocho años por cargos de contrabando, acopio de armas, evasión fiscal y abuso de autoridad.

La mansión de inspiración griega quedó bajo resguardo del gobierno federal. Luego estuvo sujeta a varios juicios por parte de ejidatarios, fidecomisos y el Gobierno estatal, quienes se disputaban su legítima propiedad.

En 1989, el gobierno de Guerrero logró su expropiación, pero la familia Durazo peleó en tribunales por ella. En 2004, un tribunal de justicia administrativa de Guerrero falló a favor del Gobierno estatal, pero el hijo del exjefe policiaco, Francisco Arturo Durazo Garza, llevó el caso a la justicia federal.

Al obtener de nuevo un fallo negativo, buscó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) examinara todo el caso, el cual fue asignado al ministro José Fernando Franco González Salas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: