Economía y predicciones fatales

Dante Pinal

Resulta paradójico ver el spot del presidente López Obrador donde afirma que “ya estamos levantando la economía popular, porque estamos aplicando un modelo nuevo”. Y, al tiempo, el Banco de México anuncia la caída del Producto Interno Bruto de México, en 12.8 por ciento.

El decrecimiento proyectado para 2020 es tan grave, que el país necesitará cinco años para que la economía se vuelva a estabilizar. Además, el escenario supone una debilidad económica causada por los posibles rebrotes del Covid-19.

El Banco de México fue claro en afirmar que la evolución de la pandemia a nivel mundial y global, genera un alto grado de incertidumbre para cualquier proyección de la actividad económica en nuestro país.

Este desplome se compara con el segundo trimestre de 1995, hace 35 años. Por el famoso error de diciembre, en el sexenio de Ernesto Zedillo, se suscitó una devaluación del peso y la huida de capitales, provocando la caída del 8.6 por ciento de la economía nacional.

La caída del PIB va a repercutir en el sector laboral, ya que el Banco de México estima que este año se van a perder empleos registrados ante el IMSS entre 1.1 millones y 750 mil empleos. Su previsión para 2021 no es halagadora, ya que se prevé   la perdida de otros 200 mil empleos antes del primer semestre.

Especialistas afirman que como consecuencia de la caída del 12.8% y la falta de un programa contra cíclico, que permita la implementación de acciones gubernamentales dedicadas a minimizar los efectos del ciclo económico, el costo de la crisis lo van a pagar las empresas y trabajadores.  En efecto, estimado lector, usted y yo y millones de hogares seremos los afectados por tan letal caída de la economía.

La ejecución de un programa contra cíclico en México, ha sido rechazada infinidad de ocasiones por López Obrador al considerarla como una medida neoliberal.

La estrategia del gobierno federal ha sido únicamente reforzar los programas sociales existentes y la entrega de créditos por 25 mil pesos a micro y pequeñas empresas, pero estos apoyos no se consideran suficientes para contrarrestar los efectos de la crisis.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Las medidas asistencialistas no generan certidumbre en el sector financiero. La recesión será más profunda y la recuperación será muy lenta. El gobierno debe implementar programas emergentes para impulsar obras de infraestructura y programas de desarrollo social reales, así como la generación de empleos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: