La realidad hospitalaria

Dante Pinal.-

Llamó la atención el twitter del vocero presidencial, Jesús Ramírez, en el que asegura que “la salud ya no será un privilegio, el neoliberalismo dejó hospitales sin terminar, falta de médico, insumos y corrupción”, solo faltó que mencionara que el desabasto de medicamentos también es culpa de gobiernos anteriores.

A tres años de que el gobierno anunciara la desaparición de Prospera y la creación del INSABI, que fue un completo fracaso, ahora implementa el programa IMSSBienestar y como por arte de magia reconocen la falta de medicamentos, equipos, materiales y camas de atención.

El solo mencionar que “la salud ya no será un privilegio”, ninguna administración antecesora a la actual, tuvo los yerros y errores como la que tiene la representante de la 4ª transformación.

Cuando un programa sustituye a otro a mitad de gobierno, significa que las líneas de acción aplicadas en una de las áreas mas sensibles del gobierno como es la salud han sido inadecuadas.

El deterioro del sistema de salud va a ser responsabilidad del actual gobierno, quien en lugar de continuar ofreciendo los servicios indispensables de atención médica, de estudios y que decir medicamentos a todos la población, solo se dedico a pregonar corrupción y las fallas de anteriores gobiernos.

Cada vez crece más el numero de personas que al no contar con los servicios del entonces programa Prospera, tienen que buscar afanosamente el ser atendidos en otros hospitales del sector salud sin tener suerte alguna.

El peregrinaje de padres de familia buscando vacunas para sus menores, se ha convertido en un real tormento, tienen que recorrer cientos de kilómetros para encontrar el centro de salud que pueda aplicar a sus hijos las vacunas necesarias.

Es por eso que afirmar que la salud ya no será un privilegio, se pregunta ¿cuándo lo ha sido? Durante muchos años los gobiernos a los que llaman de derecha, trazo programas y líneas de acción para evitar el desabasto de medicamentos y la atención médica a todos los sectores de la población, incluso a los que no fueran derechohabientes del IMSS o ISSSTE.

El que ahora se vean filas de personas afuera de los hospitales esperando que sus recetas medicas sean realmente abastecidas, ¿es un signo de atención prioritaria y transformación? Pues vaya qué forma de llevar la justicia a quienes menos tienen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: