Las irregularidades de la 4T

Dante Pinal.-

La Auditoría Superior de la Federación entregó a la Cámara de Diputados el tercer informe de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública correspondiente al año 2020 en donde detectó probables daños al erario público por más de 60 mil millones de pesos, resultado de un total de 866 auditorías a instituciones del gobierno federal lopezobradorista.

En mayo de 2020 el gobierno federal publicó a en Diario Oficial de la Federación, los cambios en la Ley de Adquisiciones a efecto de que las dependencias públicas federales, pudieran exceptuar los procesos de licitación pública “ por causas de caso fortuito o fuerza mayor originadas por la pandemia”.

En ese entonces el Instituto Mexicano de la Competencia había alertado que en 2019, el gobierno morenista se entregaron contratos por más de 320 mil millones de pesos, los cuales el 80 por ciento fueron por adjudicación directa.

Una de las dependencias que reportan daños al erario es la Secretaría de Salud con 2 mil 728 millones de pesos cuyas irregularidades se presentaron en el tiempo de la pandemia, especialmente en la compra de equipo y material hospitalario como la compra de 650 ventiladores con un costo de 920 millones de pesos, mismos que nunca fueron entregados.

De igual forma, de acuerdo al informe de la ASF, ni se acreditó la entrega de un millón 50 mil cubrebocas KN95 y continúa pendiente la aclaración de pagos efectuados por un total de 1, 600 millones por las compras de 2 mil 250 ventiladores.

También se registran irregularidades en el control, supervisión, recepción y distribución de vacunas, debido a que no se cuenta con la información suficiente de cuántos estados recibieron la vacuna AztraZeneca.

La información de los daños al erario en Salud llama la atención, porque desde el mes de marzo de ese año, los cuestionamientos sobre la forma de adquirir medicamentos y material médico, por el enfrentamiento del presidente López Obrador, con las diversas farmacéuticas a quienes acusó de sabotaje y alentar la corrupción en la compra de fármacos durante los gobiernos neoliberales.

Con todo y que el gobierno mexicano firmó un convenio de con la ONU para la adquisición de medicamentos y el propio mandatario aseguraba que no faltaría equipo médico en ese tiempo de pandemia, resultó todo lo contrario y después de 2 años, la Auditoría Superior de la Federación indica el monto del daño patrimonial a la Secretaría de Salud.

La pregunta es: ¿se aplicará todo el peso de la ley a quienes resulten responsables o las propias autoridades se harán de la vista gorda como ha sucedido en los casos de corrupción morenista?.Como una de las indicaciones es no hacer caso de los lineamientos de transparencia y continuar con su política de opacidad y falta de rendición de cuentas, pues los responsables de los posibles daños, quedarán en el olvido o solicitarán se reserve la información 5, 10 o 20 años, según la conveniencia morenista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: