Los odios a López Gatell

Dante Pinal.-

El presidente López Obrador salió en defensa de su subordinado el zar del coronavirus, Hugo López-Gatell, la denuncia judicial emitida en contra del médico doctorado en epidemiología por omisiones en el manejo de la pandemia, “es un acto de mala fe, producto del rencor y de la politiquería” dice el mandatario.

Hace una semana, familiares de personas fallecidas por el virus, demandaron al especialista por negligencia e indebido ejercicio de su función pública desde que inició la pandemia. Su abogado, Javier Coello Trejo, invitó a más familias que estén interesadas a sumarse a la demanda y lo hará en forma gratuita.

En la mañanera el presidente hizo un reconocimiento de Lopez-Gatell, como un profesional de primer orden, serio y “es una dicha contar, en circunstancias difíciles, con un profesional con tanto conocimiento en la materia”, dijo.

Pero las familias de los fallecidos no opinan lo mismo, lo consideran responsable por omisión de la muerte de sus seres queridos, además en voz de su abogado, lo señalan como responsable por no acatar las advertencias de la Organización Mundial de la Salud y que otros países emitieron ante la gravedad del contagio desde 2019.

Manifiestan que es un incumplimiento al inciso XIII del Reglamento Interno de la Secretaría de Salud en el que estipula que el subsecretario tendría que haber propuesto políticas de salud pública para contrarrestar el virus, apoyándose en la experiencia y recomendaciones internacionales.

Desde el inicio de la pandemia el responsable designado para combatir el coronavirus es Hugo López-Gatell, quien cayó en imprecisiones y diagnósticos fallidos como que “no era de preocuparse, el máximo de decesos no pasaría de 60 mil” o el más famoso que desdeñó el uso de cubrebocas.

Desde el inicio de la pandemia y antes del confinamiento, la estrategia gubernamental fue llevarlo a la cima como un profesional que venía a salvar al país del virus del siglo, salía en diversas publicaciones como el médico del año, el Rock Star del coronavirus, poco a poco esa imagen se fue desvaneciendo.

Lo mismo hablaba en sus conferencias vespertina, sobre la crisis económica, partidos políticos, de los ataques organizados de grupos de derecha y de repente su estrella se cayó estrepitosamente. Se enfrentaba a organismos internacionales, desechaba y criticaba investigaciones publicadas en revistas prestigiosas como la británica Lancet.

El número de hospitalizados y muertes crecía de manera inimaginable. El gran especialista había quedado rezagado, ya no era buscado como El Salvador, al contrario, la sociedad empezó a descalificarlo por sus deficientes estrategias para enfrentar la pandemia, lo malo es que el propio presidente le creyó, incluso impulsaba el que los mexicanos no dejaran de abrazarse y manifestaba diariamente: “prohibido prohibir”.

El número de contagios sigue en ascenso, la ola no se ha detenido y qué decir del núme

ro de fallecidos. ¿A quién se le va a responsabilizar de las estrategias fallidas, a la población?  

Simplemente la población ya se cansó de tantas mentiras y el número de demandantes que exigen castigo en contra del responsable de la muerte de sus familiares, crecerá cada vez más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: