El «testamento político» de AMLO: una confesión

Nestor Ojeda.-

Más allá de las esperadas críticas surgidas desde la oposición ante la revelación del “testamento político” de Andrés Manuel López Obrador existe en este hecho una suerte de interesantísima confesión involuntaria del Presidente sobre la concepción que tiene de la legalidad, su partido y hasta sobre sí mismo.

Vale la pena ponerle lupa a cada una de sus expresiones.

De viva voz, el primer mandatario mexicano expresó que la elaboración de un testamento político es en su visión un acto de “responsabilidad” para que en caso de fallecer antes de terminar su periodo “se mantenga la estabilidad”, lo que sin duda es una muestra de su ya público desprecio o desencanto tanto con las leyes y como con las instituciones del Estado como garantes de las transiciones políticas en México.

Pero no sólo eso, esta determinación expresa su propia desconfianza en los cuadros dirigentes de Morena y en las figuras que lo rodean en el gabinete; pero también la gran confianza que tiene en su base social, en la que aparece se apalancaría para ejercer una suerte de presión póstuma para que los liderazgos morenistas cumplan sus planes y deseos ante su eventual ausencia.

Sostiene AMLO que así está “previendo todo para garantizar la continuidad en el proceso de transformación” y para que en caso de su fallecimiento “no haya ingobernabilidad”, mostrando que se concibe a si mismo como el factor primordial e indispensable para la viabilidad de México y para llevar adelante su proyecto de la Cuarta Transformación con un refrendo de Morena en la Presidencia de la República en 2024 incluido.

Evidentemente, en sus mensajes recientes sobre el tema, López Obrador no hizo alusión alguna al artículo 84 de la Constitución que establece que el Congreso deberá nombrar en un plazo no mayor a 60  días a un Presidente Sustituto que termine el periodo y que en ese breve lapso el Secretario de Gobernación asumirá provisionalmente la titularidad del Poder Ejecutivo.

Pero otra cosa que omitió AMLO es, como ha dicho de su gobierno, que estén sentadas las bases en Morena para dar continuidad a su proyecto y mucho menos que cuente con personajes para, por méritos propios, llevarlo a buen puerto.

Así las cosas, desde hace tiempo el Presidente al referirse a su presencia en la conducción de su proyecto de nación ha mencionado reiteradamente la frase “si el creador, la ciencia y la naturaleza” lo permiten.

Con este anuncio de su “testamento político” López Obrador extiende aún más esa preocupación personal, pero de pasada recalca que se ve a sí mismo como un factor fundamental e indispensable para un cambio político-histórico y deja por cierto muy mal parados a sus colaboradores, “corcholatas” y demás seguidores de su primer círculo.

VUELTA SINDICAL

Si bien uno de los verdaderamente grandes aportes de la Cuarta Transformación a la vida laboral es la elección por voto secreto de las dirigencias sindicales, esta semana se dio desde el propio gobierno un despliegue público que mancha las bondades de esta reforma.

Sin duda es una grave distorsión que el lunes se haya inaugurado en La Mañanera la pasarela de los 25 candidatos a asumir la secretaría general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana que detenta la titularidad del contrato colectivo de trabajo de PEMEX, lo que de principio pone en duda su libertad e independencia del poder público.

Con esta exhibición en Palacio Nacional fue evidente que no se trata de un gesto democrático, sino que la Presidencia no renunciará a someter a esa estratégica organización sindical a su control y, lamentablemente, que los aspirantes a dirigirla están dispuestos a aceptarlo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: