El enojo por las pruebas Covid

Dante Pinal.-

Diputados de Morena en la Ciudad de México, están molestos porque alcaldías de la oposición, particularmente de Miguel Hidalgo y Benito Juárez, decidieron contratar a laboratorios y ofrecer pruebas para detectar casos de COVID a precios que oscilan entre los 200 y 350 pesos.

Los alcaldes decidieron tomar estas medidas ante el aumento de contagios por la variante Omicron y por el número de pruebas insuficientes distribuidas por el gobierno capitalino.

Automáticamente los legisladores morenistas acusaron el uso de recursos y espacios públicos para beneficiar a empresas con la venta de pruebas de COVID-19, y los atacan de “estar más preocupados por hacer negocios , que por la protección de la salud y la economía ciudadana que habita en esas demarcaciones”.

No deja de llamar la atención el reclamo de los diputados de Morena, quienes ahora se rasgan las vestiduras por una acción que lejos de golpear el bolsillo, ayuda a cientos de capitalinos el obtener una prueba para corroborar ser portadores o no del virus.

Además en diversos centros de trabajo, es necesario tener el resultado de la prueba COVID para continuar laborando normalmente, aunque la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, haya solicitado a patrones no condicionar a sus trabajadores y exigirles el resultado del examen clínico.

¿Cual es la razón fundamental de limitar el número de pruebas anti COVID en la Ciudad de México? ¿Qué verdad quieren ocultar? Hay miles de capitalinos que en cuanto se abren los módulos hacen largas filas, esperan horas para obtener un lugar o llegan desde la madrugada para tener la fortuna de una ficha.

Políticamente la medida implementada por ambos alcaldes en ningún momento demerita la aceptación o no de la jefa de Gobierno, al contrario, el permitir este tipo de acciones se le vería con ojos de gran negociadora con la oposición.

Sin embargo, a las autoridades se les olvida que la población capitalina no es un trofeo, si el gobierno de la ciudad no le ofrece los insumos de salud, sale a buscar y acepta desembolsar unos pesos a cambio de su salud y la de su familia.

Si nos abocamos a las críticas morenistas de utilizar espacios públicos, entonces la realización de los festejos navideños en el Zócalo, también pueden traducirse en una utilización a cambio de aceptación por parte de los posibles votantes en próximas elecciones, sin importar que en ese mismo lugar pudieran contagiarse cientos de asistentes.

El rojo es rojo y el naranja es color naranja, en lugar de criticar acciones en beneficio de la población, los legisladores morenistas deben de hacer una recapitulación y enfocar su trabajo en elaborar puntos de acuerdo en apoyo de la ciudadanía, recuerden que ya perdieron 9 alcaldías y en el 2024 podría ser incluso la misma Jefatura de Gobierno.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: