Cambio climático y las acciones para detenerlo

Por Redacción.-

La comunidad científica llegó a la conclusión en 2021 de que el calentamiento global no cesa, y concluye el año como el más caluroso del último lustro.

Para los expertos, el aumento de la temperatura está detrás de fenómenos meteorológicos extremos y devastadores en todas las regiones del mundo, con impactos cada vez mayores y cuantiosas pérdidas económicas.

Centroamérica figura como una de las regiones más vulnerables donde el impacto del clima ha generado déficit alimentario en amplias franjas de población. Este año la región podría cerrar con unas 7,3 millones de personas en riesgo de hambre.

Según registros del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), en Guatemala persiste el corredor seco, una franja desértica que se extende en el sur del país. Unos 3,7 millones de personas en Guatemala sufren déficit alimentario. Le siguen Honduras, con 2.9 millones, y El Salvador, que supera los 684.000.

En Honduras, por ejemplo, miles de cultivadores luchan por adaptarse a las nuevas condiciones para garantizar su superviviencia, dado que el cambio climático ya impacta los cultivos de maíz, frijoles y papa en esa nación.

Sudamérica y el deterioro ambiental

Los extremos climáticos impactan de diferentes maneras la región suramericana.

En Colombia, varias regiones sufrieron este año por intensas lluvias que dejaron cultivos arrasados, animales domésticos desaparecidos y zonas incomunicadas.

Los efectos del cambio climático preocupan también en Bolivia, un país sin salida al mar con lagos que se están secando. Para este país con vocación agrícola, la falta de lluvia es desalentadora.

“Carecemos de agua y si tenemos, es poquita. Si tuviéramos agua todo el año, tendríamos para sembrar hortalizas”, dijo Yolanda Chambi, en la comunidad de Huancarami, sobre la sequía que afecta la región andina.

Venezuela está a las puertas de una “catástrofe ambiental”. En 15 años, se han perdido 1,1 millones de áreas verdes, según registros de la organización Provita.

En la selva amazónica que comparten nueve países del cono sur se ha disminuido la capa boscosa durante la última década al equivalente del territorio chileno: 756.950 kilómetros cuadrados.

A pesar de que al comienzo de la pandemia se vieron imágenes de lo que parecía ser un mundo más limpio, la humanidad ha seguido su acelerado paso buscando recuperar la normalidad y con ello los gases de efecto invernadero han vuelto a subir, advirtieron los científicos en el informe Unidad en Ciencia 2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: