La carta migratoria de los populistas

Rubén Cortés.-

El presidente actual abrió lo que Calderón y Peña empezaron a tapar: el hoyo migratorio. Los mexicanos vuelven a irse, aunque desde 2007 dejaron de ser mayoría ilegal en Estados Unidos, pues aquí la economía mejoró y se quedaron. En cambio, hoy empeora.

Es una táctica del bloque cubano para controlar a Washington. Este presidente domó a Trump y Biden manejando los flujos de la llave migratoria, a cambio de que no se metan en su construcción de un régimen autoritario, censor de libertades y del Estado de Derecho.

Y, esta semana, el gobierno cubano le ordenó a su satélite de Nicaragua eliminar las visas a los cubanos para que algunos miles dejen la isla y lleguen a Estados Unidos, a través de México, para que desde Miami envíen remesas que sostengan a la dictadura.

Cercado por protestas sociales y ahogado por más de 240 medidas económicas que le impuso Trump por reprimir protestas civiles, encarcelar y desterrar a opositores, el gobernante designado cubano necesita que sus escuderos le quiten presión de arriba.

El presidente mexicano intentó ayudarlo con la contratación de médicos, que es la principal entrada de divisas a Cuba (con 10 mil 737 millones de dólares anuales) pero Trump y Biden coincidieron en reclamarle que con los médicos no.

Cuba tampoco puede abrir las costas, como hizo hasta los 90’, pues Clinton sentó el precedente de que Washington jamás permitiría otro éxodo como el de Carter en 1980 por el Mariel. Lo más que admitió Clinton fue el decreto de pies secos y pies mojados.

En una situación como la actual, en 1994, Cuba abrió las costas y mandó a 32 mil 362 cubanos a Miami, pero Clinton le advirtió a través del presidente Salinas: “Castro me hizo perder una reelección (Arkansas 1982); no me hará perder otra”.

Y Fidel Castro le escribió a Salinas: “Ojalá usted pueda convencer a nuestro ya casi común amigo…”, en referencia a Clinton. Salinas convenció a Clinton. Luego Fidel lo guardó en Cuba de la ira de Zedillo. Para eso son los amigos, y Cuba nunca los abandona.

Hoy, el éxodo será por Nicaragua y, a través de México, la masa de cubanos llegará a Estados Unidos, donde una ley federal de 1966 obliga a los agentes de Migración a recibirlos y mandarlos a un juicio de estatus migratorio, dentro del territorio estadounidense.

Ser permisivo con los cubanos sobre el resto de las caravanas sería esta vez el aporte de México. Porque La Habana agradece a México infinitamente su discurso de apoyo moral y todo, pero La Habana está absolutamente quebrada y lo que necesita es lana.

Y, entre los escuderos, cuando La Habana dice “te toca”.

Te toca, eh.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: