La corrupción y el silencio en Palacio

Mauricio Juárez.-

Ni el presidente López Obrador ni su secretaria de Educación, Delfina Gómez, han dicho nada sobre la transa instrumentada cuando esta fue alcaldesa de Texcoco, cuando quitaba el 10 por ciento de su salario a los trabajadores del gobierno municipal.

El INE sancionó a Morena con 4.5 millones de pesos, luego de investigar y documentar que los descuentos iniciaron en febrero de 2013 y se llevaron a cabo hasta el mismo mes de 2015.

Esos recursos, ilegalmente retenidos a los trabajadores, fueron a parar al Grupo de Acción Política, cuyos dirigentes son Horacio Duarte, hoy titular de la Administración General de Aduanas; Higinio Martínez, aspirante al gobierno del Estado de México, y la propia Delfina Gómez.

Pero nadie en el gobierno ni en Morena dice nada, guardan silencio y apuestan al pronto olvido. Sin embargo, el llamado Grupo Texcoco y, sobre todo, la propia secretaria de Educación, deben una explicación.

Y aunque han dicho que se trató de una aportación voluntaria, lo cierto es que fue una imposición y el dinero fue a parar a las campañas políticas de Morena.

¿Qué hubiera pasado si eso lo hubiera hecho un alcalde de oposición? El tema ya hubiera sido abordado en la conferencia matutina en Palacio Nacional.

López Obrador hubiera señalado sin ningún miramiento a cualquier opositor de corrupto y presumiría que con la “transformación” eso ya no sucede.

Pero como se trata de una aliada, omite y evade el tema, porque va en contra de su narrativa anticorrupción.

Delfina Gómez, secretaria de Educación.

Una persona que ha cometido actos de corrupción y atentado contra el ingreso de los trabajadores no debería ser parte del gabinete de López Obrador ni de ninguno otro.

Delfina Gómez, cachada en la tropelía, tendría que renunciar a la Secretaría de Educación Pública y resarcir el daño que le hizo a la economía de los trabajadores del municipio de Texcoco.

Y si eso no sucede, el presidente debe despedirla. Sería una demostración de que realmente está combatiendo la corrupción y que ya no es como antes.

No sucederá, porque cuando se trata de sus cercanos, prefiere voltear hacia otro lado y tolerar sus corruptelas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: