El talante autoritario de la 4T

Mauricio Juárez.-

La autollamada Cuarta Transformación ya dejó ver su talante autoritario y, sobre todo, quiénes son amigos y quiénes sus enemigos. Para los narcotraficantes, “abrazos, no balazos”, y para migrantes y autoridades legítimamente electas de la Ciudad de México, golpes con justificaciones inverosímiles.

Primero, en Chiapas, agredieron a migrantes que querían cruzar al país. En las imágenes se pudo ver como un agente del Instituto Nacional de Migración pateaba a una persona tirada en el suelo.

El INM y la Guardia Nacional están en la frontera sur para contener a quienes buscan cruzar a territorio mexicano. Lo hacen a golpes, porque esa es la instrucción que tienen de sus superiores.

En la Ciudad de México, la policía capitalina, bajo las órdenes de Claudia Sheinbaum y Omar García Harfuch, golpeó a autoridades legítimamente electas, cuando querían ingresar al Congreso local.

Lía Limón, alcaldesa electa de Álvaro Obregón, resultó lesionada y sangraba de la nariz debido a los golpes recibidos por los granaderos instalados a las puertas de la antigua Cámara de Diputados.

Claudia Sheinbaum demuestra su autoritarismo. Se ha negado a recibir a los alcaldes electos opositores y ha retrasado los trabajos de transición. No digiere la derrota que los capitalinos le propinaron el 6 de junio.

Lía Limón, golpeada.

Actúa como dictadora, aventándole la policía a los opositores para que los golpeen y no les permitan el acceso a un recinto que no es del gobierno de la Ciudad de México.

Los policías agresores, identificados en los videos, serán suspendidos, informó la Secretaría de Seguridad Ciudadana. Sin embargo, los mandos superiores, a cargo del operativo, no recibieron castigo.

Martí Batres, secretario de Gobierno capitalino, justificó la agresión. Declaró que si los alcaldes hubieran informado que irían al Congreso, “nosotros hubiéramos facilitado las cosas”.

Lo cierto es que Sheinbaum, por un lado, quiere quitarle facultades a los alcaldes electos al obligarlos a utilizar los colores del gobierno federal.

Y por otro, después de haber decretado la desaparición de los granaderos, se los echó encima a Lía Limón y compañía para evitar que ingresaran al Congreso a hablar sobre las libertades que les están coartando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: