Tengan para que me mantengan

Rubén Cortés.-

Esta ecuación mide el cataclismo: con Calderón y Peña, dejaron de irse mexicanos a Estados Unidos hasta quedar en minoría numérica ante migrantes de otros países; mientras con el gobierno actual, 2021 es el año con más migración de mexicanos en la historia.

Es decir, después de que en 2007 comenzaron a regresarse (informe del Pew Research Center, elaborado por Jeffrey S. Passel y D’Vera Cohn), porque la economía mexicana creció, hoy vuelven a irse para garantizarle alimentos, calzado y ropa, a sus familias aquí.

Con la autollamada “Cuarta Transformación”, se van tantos que, en los primeros ocho meses del año, el gobierno estadounidense tuvo que devolver unos 300 diarios. La activista en temas migratorios Eunice Rendón, ha registrado más de 148 mil deportados este año.

En el entendido de que vive en estado de gracia con sus gobernados (lo apoyan casi siete de 10) y puede decir lo que quiera, que se lo creen, el presidente se aprovecha y dice que es un triunfo de su gobierno el hecho de que se vayan tantos mexicanos del país.

“Son héroes que mandan a sus familias siete mil 600 pesos mensuales para que vivan. Es un logro histórico, que está como para decirlo a los cuatro vientos, para presumirlo”, dijo el 1 de septiembre, a sabiendas de que decía una barbaridad.

Que los migrantes mantengan al país es un revés económico y social notable para su conductor. Ningún sector productivo del gobierno se acercó siquiera a producir, en el mes de julio pasado, los cuatro mil millones de dólares que mandaron los migrantes.

O sea, producen más que Pemex, CFE, Turismo y las ensambladoras, los mexicanos que se van de su casa a Estados Unidos para trabajar de afanadores, recolectores, lavaplatos, mucamas, jardineros o, en el mejor de los casos, subcontratados sin derecho a nada.

¿Es para decirlo a los cuatro vientos, como presume el presidente? No. Es poco decente, por mucho que Mitofsky reseñe a diario una luna de miel inacabable entre el presidente y los mexicanos: ayer tenía 63.9 por ciento de popularidad. Pura vocación de abismo.

Nuestros afanadores, cocineros, lavaplatos, peones de allá mandan siete mil 600 pesos a sus familias aquí, mientras, por ejemplo, el presidente quiere quemar en su pira ideológica 44 mil millones de dólares de inversiones con su idea de expropiar el sector eléctrico.

Y la improductividad de Pemex ya sacó a la paraestatal del selecto grupo de las 10 marcas petroleras más valiosas del mundo, en el que se encontraba cuando este gobierno asumió la conducción del país: en tres años perdió 38.4 por ciento de su valor en el mercado.

Pero, sí, la ecuación es aplastante:

La 4T es productora de mojados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: