Regreso a clases ¿acierto o error?

Mauricio Juárez.-

En plena tercera ola y con el mayor número de contagios de Covid durante toda la pandemia –22 mil 711 el miércoles–, el gobierno decidió enviar a los niños a la escuela.

“Llueva, truene o relampaguee”, advirtió el presidente López Obrador, el 30 de agosto más de 25 millones de alumnos de prescolar, primaria y secundaria regresarán a las aulas.

Esta decisión tiene dos vertientes: la primera, la salud mental de niños y adolescentes, quienes llevan casi año y medio encerrados en sus casas, lo que genera problemas psicológicos.

La secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, señaló que en ese tiempo se han presentado problemas de violencia en contra de los menores, obesidad y estrés.

La segunda es la propia salud de alumnos, maestros y padres de familia. Regresar a salones de clase implica un riesgo para todos, particularmente cuando estamos inmersos en una tercera ola que corre más rápido.

Habrá medidas sanitarias, pero eso no garantiza que no haya contagios en las escuelas. Los maestros –ya vacunados—deberán atender las clases, pero también tendrán que estar muy pendientes de la salud de los menores.

López Obrador tiene razón en apresurar el regreso a clases. El programa Aprende en Casa fue un fracaso que costó varios millones de pesos.

Hay 23 entidades que han dicho sí al regreso de clases presenciales: Aguascalientes, Baja California, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Ciudad de México, Durango.

Además del Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

Dos de plano han dicho que no: Nuevo León y Oaxaca, mientras que Colima, Guerrero, Hidalgo, Morelos, San Luis Potosí y Tamaulipas no han definido.

El gobierno debe tener claro que el regreso a clases significa un incremento en la movilidad y ello genera riesgos de más contagios, sobre todo con la variante Delta.

¿Será un acierto o un error?

El presidente y la secretaria de Educación están seguros de que es la mejor decisión, pero maestros y padres de familia tienen serias dudas.

Ojalá no se equivoquen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: