De la justicia inmóvil

Leonardo Báez Fuente.-

Pocas eras han sido tan oscuras como estos últimos años en el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México como las más recientes y no es que las anteriores fueran luminosas, pero de un tiempo a esta parte, se puede apreciar una caída brutal e irremediable de la impartición de justicia en esta ciudad.

El Magistrado Presidente Guerra emitió un mensaje, en el cuál manifiesta que el desastre jurisdiccional causado por la pandemia seguirá adelante sin cambio alguno. Es decir se seguirá trabajando a la mitad de la operación ordinaria del Tribunal (y siendo que la operación ordinaria previa a la pandemia era desastrosa).

Lo malo del asunto (ya de por sí mala), es que Guerra sólo ve por los intereses de la clase burocrática sindical que campea como sí el Tribunal fuera de ellos. Se le olvida que el Tribunal tiene como obligación principal impartir justicia en todas las ramas que maneja y no darle gusto a los sindicatos que parasitan la institución.

Cabe destacar que con  la epidemia existió una interrupción del servicio desde 2020 y lo peor es que existe entre el personal del Tribunal la consigna no oficial de no atender y de limitar e incluso impedir que se reanuden las labores ordinarias.

Aunado a lo anterior el trato que se nos da a los postulantes es infame. Se nos trata como generadores y focos de contagio de la pandemia y se nos ve como los causantes de forzar el regreso a actividades, causando que cada día sea peor el trato que se nos da.

Es de hacerse notar que la Oficialía de Partes Común es un desastre que nos impide iniciar juicios a través de su disparatado sistema de citas que nos las da a meses y a deshoras y sí bien nos va, nos recibirán la demanda cuando quieran, sí no es que la desechan de solo verla, sin tener facultades para ello. Todo lo anterior sin contar las filas de más de una hora para ingresar a los edificios y ser tratados como reses por gente con actitud de cadenero de antro.

El Magistrado Guerra vive en un mundo paralelo al que diario ocurre en el Tribunal y no quiere ver la realidad que es muy clara: El inconmensurable daño que se causa por el mal servicio que se da.

Concluyo señalando que estas condiciones, sí no se eliminan a la mayor brevedad posible, van a pasar de ser extraordinarias a ordinarias y los sindicatos las van a considerar un triunfo de su lucha por los trabajadores, causando un daño fatal a la administración de justicia de esta ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: