El destino de un continente que no fue… La memoria que nos han arrebatado

Ricardo Andrade Jardí.-

Este 24 de mayo de 2021 se cumplen 40 años del “accidente aéreo” en el que perdiera la vida Jaime Roldós Aguilera (JRA), entonces presidente de Ecuador, junto a toda su comitiva: Martha Bucaram (esposa y compañera de JRA), el general Marco Subía Martínez, su esposa Irlanda Sarango, los tenientes coronel  Marco Andrade, Héctor Torres y Armando Navarrete, el teniente Galo Romo y la azafata Soledad Rosero.

La muerte de Roldós, y acompañantes, no solo dejó más de una decena de huérfanos directos, sino que de alguna manera dejó en la orfandad continental la posibilidad de un gran pacto latinoamericano que pretendía privilegiar los Derechos Humanos como una máxima de conducta ética de todo gobierno emanado de la voluntad popular (democrático) y como una condena permanente a toda imposición que arrebatará o pretendiera arrebatar esa voluntad y por ende la soberanía de los pueblo de América (Abya Yala).

Con la muerte del presidente Jaime Roldós y las inverosímiles contradicciones, extravió de pruebas (turbinas incluidas), sustracción de documentos, peritajes dudosos avalados como verdades absolutas y la evidente contaminación y limpieza exprés de la escena del “accidente”, se abre para el Ecuador uno de los momentos más oscuros de su moderna “historia democrática”, mismo que cuatro décadas después sigue ensombreciendo a la nación amazónica; como todo crimen de Estado en el que no se hace justicia, ni para las víctimas directas, ni para el pueblo en este caso ecuatoriano. La desaparición del presidente Roldós, se suma a las muchas ignominias a las que por décadas se nos ha sometido en nuestra agraviada América, baste de ejemplo el golpe militar contra el presidente Salvador Allende en 1973 en Chile, entre muchos otros crímenes donde la sombra o claridad de la intervención imperialista yanqui es por demás evidente. Por lo mismo no se debe pecar de ingenuidad en el caso de Roldós Aguilera. Pues a poco más de seis meses de la firma de lo que se llamó La Carta de Conducta de Riobamba, algo así como la doctrina Roldós en materia de derechos sociales, económicos y políticos, pero sobre todo en un documento que es sin duda es un hito continental y un importante parteaguas planetario en la lucha y reconocimiento de los Derechos Humanos plenos; así como un gesto hacia la unidad política y económica de la América Latina, en los tiempos en que la Unión Europea apenas se esbozaba posible, la Carta, signada por los presidente o representantes de la subregión andina en la ciudad de Riobamba, Ecuador; es un documento que pretendió ser un instrumento, una forma de conducta democrática, para detener el horror y la violencia que recorría la región después de que el gobierno de la Unidad Popular de Allende fuera derrocado y se establecieran las sanguinarias dictaduras militares prácticamente en todo el cono sur del continente a través del siniestro Plan Cóndor que hoy sigue dejando su estela de destrucción, despojo y muerte por todo el continente.

El presidente Jaime Roldós.

Pero la dudosa e inverosímil investigación en el “accidente aéreo” donde el presidente Roldós y su comitiva toda perdieran la vida, no solo deja sin justicia a las víctimas directas, sino que es además una aberración para imponer una mentira histórica y nombrarla como “verdad oficial” (que es una demagógica forma de llamar a la mentira) con la intención de que no se siga buscando la anhelada justicia, que es al fin la verdad a secas. Pero otro daño, no del del todo, colateral, más bien muy directo con la desaparición de Roldós y su doctrina humanista, fue, el arrebatarnos, borrarnos pues, de la memoria colectiva continental la importancia del contenido y espíritu de La Carta de Conducta, misma que es hoy prácticamente desconocida para el resto de los país de América, pese a que debería ser un texto de estudio obligado desde el bachillerato, así como en las facultades, de ciencias políticas, económicas y por supuesto y principalmente en las de derecho, pues el documento, que el “accidente” no dejo ser, es sin duda alguna, además de una adelantada visión de su tiempo histórico, un instrumento, perfectible, que hoy nos podría dar a todas y todos los habitantes del Abya Yala una oportunidad de exigencia para el respeto de los Derechos Humanos, así como un aporte ético de todos las naciones de la región para frenar la afectación de la la pesadilla que nos ha dejado más de medio siglo de saqueos y despojos bajo el signo del extractivista e imperial Plan Cóndor.

Desde aquí como aporte al Proyecto “Performar la Historia” y su “Museo Por Venir” compartimos el link para que quienes lo deseen descarguen, lean, estudien y se re-apropien de la Carta de Conducta de Riobamba y se acerquen a conocer lo que quiso ser la doctrina Roldós en abierta oposición a la política de control imperialista que signó su tiempo y que hoy sigue afectado a todo la América Latina.

Igualmente les compartimos el link del extraordinario documental “La muerte de Jaime Roldós” de Manolo Sarmiento y Lisandra I. Rivera, para conocer más sobre el personaje que desde la retórica de su poética discursiva y su militante humanismo comprometido con su realidad nos quiso otorgar el sueño de un continente donde los Derechos Humanos fueran una realidad para todas y todos.

24 de mayo de 2021

#40AñosDe

#MuseoPorVenir

Link Carta de Conducta de Riobamba:https://drive.google.com/drive/u/0/folders/1UKTw2TElHEKOhl_HxYZxmAOHA_iBczcu

Link documental La muerte de Jaime Roldós:  https://www.youtube.com/watch?v=KKdVqymOrSM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: