Y el ministro Zaldívar guarda silencio

Dante Pinal.-

Intriga el silencio el ministro Arturo Zaldívar desde hace cinco días. Pareciera que todos estuvieran de acuerdo a lo planeado, todo estaba bien orquestado. El punto inicial de discusión: la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación. Nadie sabía de un artículo transitorio en el que se proponía la ampliación del periodo del ministro presidente de la SCJN, dos años más.

Los senadores se encontraban en sesión, pareciera no importarles realmente que estaban votando. Llega el momento de  discutir lo relativo a la Suprema Corte, los legisladores piensan que es de trámite. Se  incluye el artículo transitorio, nadie esta atento verdaderamente de la sesión. Lo presenta el Partido Verde, aliado de los morenistas. Siete senadores de oposición votan a favor, no se dieron cuenta del albazo legislativo, argumentan.

Ya es demasiado tarde, se avala un golpe más a la Constitución, la ampliación en el mandato del presidente de la SCJN.

El Consejo de la Judicatura revira y dice desconocer el artículo transitorio aprobado y se deslinda.

¿Y el ministro Zaldívar?, en silencio:

El viernes, durante la mañanera, el presidente López Obrador no oculta su alegría. Con gran regocijo dice estar satisfecho por la aprobación del periodo del presidente de la SCJN, señala que permitirá garantizar su reforma al Poder Judicial.

Todo indica que el albazo legislativo, tiene destino. Es una revancha contra jueces que otorgaron amparos por la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, lo que originó se suspendiera los cambios a la propia ley. El presidente López Obrador, no los perdona, al contrario,  los critica y señala constantemente: “ hay muchos vicios, corrupción y nepotismo en jueces, magistrados y ministros, tengo constancia de esto”, sentencia.

Y el ministro Zaldívar, calla y calla.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Asociación de Magistrados del Poder Judicial de la Federación, la Barra de Abogados, exigen corregir el artículo transitorio y mantener el periodo del presidente de la SCJN en los cuatro años como dice la constitución.

¿Todo estaba acordado previamente? Nunca lo sabremos, lo que si originó es un rechazo de la sociedad en general a la presunta ampliación.

El presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, debe ser congruente con su trayectoria y rechazar la ampliación. No debe aceptar se viole el estado de derecho. De hacerlo, el voto de calidad del ministro-presidente, quedara en entredicho, sin valor moral.

Por lo pronto Arturo Zaldívar, continua encerrado en su bunker. Callado, sin decir nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: