De la unión nacional y su imposibilidad

Leonardo Báez Fuente.-

Sí algo se escucha constantemente en todas las conversaciones nacionales es la frase: “Sí fuéramos (sic) más unidos, podríamos  hacer…”. Esta mentirosa frase nos ha sido dictada y grabada a fuego en la conciencia mexicana como un medio de resignación ante lo que consideramos las injusticias de “los poderosos” sobre nosotros “los débiles y desamparados”. Este bulo ha sido y será siempre un imposible en este país y les diré por qué:

Desde siempre a los mexicanos nos han inculcado desde casa y de manera peor, en las escuelas, que el individuo es impotente frente a la masa y a “las fuerzas ocultas y poderosas” y que por ello el esfuerzo personal siempre está condenado al fracaso. Los héroes mexicanos siempre canalizan a las masas y el esfuerzo individual está considerado, por inane, como uno de los peores pecados que cualquiera puede tener. Sin embargo cuando ocurre el éxito personal de esa actividad individual corre a raudales la envidia y la condena de ese individuo por haber dejado de ser de la masa o del grupo, es el ostracismo social.

Este culto a las masas es netamente corporativista y socialista y fue fomentado por el priismo desde su primer día de existencia; sus herederos no lo sólo lo fomentan sino lo idolatran en perjuicio del individuo, que como la minoría por excelencia siempre es descartado en aras de proteger y orientar a las masas, que por anónimas se vuelven nada.

Foto de Gabby K en Pexels.com

Lo que es de muchos no es de nadie. Ese ha sido el pretexto nacional para no hacer nada, puesto que siempre se ha condicionado el supuesto éxito del grupo a su “unión”, sin considerar que el individuo es y será siempre el primer y único interesado en el éxito de sus empresas. El pretender que la masa unida resuelva algo es a todas luces imposible. Todos los esfuerzos humanos son individuales y sólo se coordinan cuando hay un interés común, situación que en México no existe jamás.

Hoy veo a un México cada vez más hundido en sus propios solipsismos políticos y sociales, se sigue rindiendo culto a la pobreza y a las masas como medio de promoción social. El país se deshace y todo se pierde en aras de proteger a “los grupos sociales marginados y empobrecidos”, mismos que no producen lo único de lo que este gobierno se nutre: la Lástima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: