Covax, la única oportunidad

Julián Andrade.-

Uno de los bienes más preciados en la actualidad son las vacunas contra el Covid-19. Hay una amplia demanda y una oferta reducida. Es un enredo en el que está en juego el futuro de la humanidad misma.

Cada mes  de pandemia le cuesta al mundo unos 500 mil millones de dólares de acuerdo a cálculos del Fondo Monetario Internacional. Las muertes van en aumento y los sistemas hospitalarios están en situación límite, con pocos lapsos de respiro.

Detener este infierno, solo será posible con la inmunización y en todos los países. Solo estaremos seguros, cuando todos estemos seguros. No hay atajo, porque con los virus no hay política o prejuicio que valga.

Desde hace unos 20 años en la organización Gavi, The Vaccine Alliance, fundada en el entorno del Foro Económico Mundial, están ocupados en generar modelos y financiamiento que permitan la vacunación en los países más pobres. Hasta antes de la pandemia del coronavirus, tenían ya un listado de 14 vacunas y participaban en buena parte de las emergencias en salud, que no son pocas.

Desde que se conoció el alcance y daño que podía significar el Covid-19 se pusieron manos a la obra y junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Coalición para la innovación en la preparación de epidemias (CEPI) y naciones financiadoras, crearon el Covax (Covid-19, Vaccines Global Access).

Lo que se hace a partir de este instrumento, es negociar con los grandes laboratorios precios accesibles para las vacunas. No fue nada sencillo, porque hace un año se estaba trabajando con hipótesis, con posibilidades de productos.

Obtener recursos se complicaba y sobre todo porque en las áreas hacendarias de no pocos países, no veían la forma de pagar productos que no existían. En algunas naciones se tuvieron que cambiar inclusive las leyes para permitirlo.

No había de otra, ya que las grandes potencias estaban apostando fuerte por la obtención de las dosis y lo lograron en parte, por ello es que la distribución está resultando tan complicada.

A pesar de ello, Covax tiene posibilidades de apoyar a los países más pobres hasta con un 20 por ciento de la vacunación de su población en el largo plazo.

De otra forma, hay lugares en donde sería imposible obtener los cargamentos de vacunas necesarios y pagarlos.

Por fortuna, y gracias a la solidaridad internacional, se han recaudado 7 mil millones de dólares. Esto posibilita la adquisición de dos mil millones de dosis.

Pero Covax también permite que los estados que financian el proyecto, adquieran los productos, en esquemas que les dan mayor posibilidad de negociación con las farmacéuticas y son un seguro para sus poblaciones. México se encuentra en ese supuesto.

Por medio de Covax se puede lograr, con oportunidad y ahorros, acceso a la vacunación de entre un 10 y un 50 por ciento, si hablamos de economías medianas.

Más allá de las dificultades cotidianas, no deja de ser una buena noticia el que existan voluntad y capacidad para enfrentar la emergencia en un horizonte de largo plazo, pero actuando en lo inmediato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: