De los aparatchiks nacionales

Leonardo Báez Fuente.-

Mi ingreso a la Universidad Nacional Autónoma de México fue por medio de examen de admisión. Desde un principio tuve que enfrentarme a la burocracia universitaria al momento de inscribirme para presentar el examen y por mi inexperiencia no entendí que estaba entrando a las entrañas de un monstruo que representa todo lo que está mal en este país.

Presenté un examen de alta exigencia y lo aprobé en el primer intento; pero por no ser egresado de las escuelas de la UNAM., me exiliaron a la ENEP  Acatlán, que me parecía el fin del mundo. Ahí descubrí que sí en este país no tienes amigos y conocidos, no vales nada, ya que por medio de un conocido mi madre logró que me admitieran a estudiar en Ciudad Universitaria.

En la Universidad conocí de primera mano lo que podríamos llamar “homo burocráticus” una persona que toda su vida la ha vivido enchufado al gobierno: Nace en un hospital del IMSS. o del ISSSTE.; desde lactante lo ingresan a las guarderías del gobierno y posteriormente a las escuelas gubernamentales desde jardín de niños hasta la universidad, posteriormente ingresa a trabajar dentro de los ámbitos burocráticos hasta su jubilación, vive de su pensión hasta su muerte y su funeral lo resuelve el mismo ISSSTE. En la extinta Unión Soviética se le conoció a este tipo de persona como un Aparatchik, y a la fecha es el ser dominante en este país.

Con los años he comprendido que los descubrimientos que llevé a cabo en mi etapa de estudiante en la Facultad de Derecho fueron esperpénticos: Encontré que la Universidad es un mastodonte burocrático que vive de creerse y hacer creer a los demás que es una institución de excelencia académica, lo que es una total mentira. La Facultad era el semillero principal de cultivo de burócratas que pretendían llegar a ser Presidentes de la República con las mañas más inmundas del priiato. La enseñanza siempre fue parroquial puesto que no eran capaces de ver más allá de los límites del México priista y justificando siempre un orden jurídico que sostenía a la república burocrática y de la grilla universitaria no puedo más que decir que inmunda, inútil y absurda son elogios para calificarla. En ella se han formado generaciones de “políticos”  vampiros que parasitan el presupuesto. El horror universitario de todos tan temido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: