Enero negro 2012

Dante Pinal.-

La   infame numeralia de contagios y fallecidos por la pandemia del coronavirus, llego a niveles inimaginables. Al 30 de mayo 2020, con todo y el confinamiento nacional que inicio 2 meses antes, las cifran eran de 90 mil 660 casos positivos y 9,930 defunciones. En una semana se presentaban 3,152 contagios y solo 151 muertes.

El optimismo gubernamental llegó a tal grado, que el 1º de junio, las autoridades sanitarias llamaron al regreso de las actividades económicas y laborales y la denominaron la “nueva normalidad”, e instituyeron los semáforos epidemiológicos para monitorear la regulación del espacio público y evitar el riego masivo de contagios.

A partir del segundo semestre del año anterior, al doctor Hugo López-Gatell, ya tenía una campaña a su favor, los medios afines al gobierno y diversas revistas lo consideraban el médico del año, el rockstar de la pandemia, el personaje del año que había logrado controlar la curva de contagios.

Durante esos meses, el subsecretario de salud, con el ego en las alturas, se dedico a denostar el cubre bocas como medida para evitar el contagio. No escuchaba voces de expertos que opinaban en contra del exagerado optimismo gubernamental. Incluso el propio López-Gatell, tuvo la osadía de burlarse de un estudio presentado por los ex titulares de la secretaría de salud, de quienes se refería como los representantes de gobiernos neoliberales.

Antes finalizar el 2020 escuchábamos a diario que la curva estaba dominada. Sin embargo a partir del mes de noviembre los números empezaron a crecer peligrosamente y en solo 30 días, se registraron  175 mil contagios y más de 13 mil defunciones.

Incluso organismos internacionales como la OMS, pidió al gobierno mexicano tomarse en serio la emergencia sanitaria ya que los números situaban, desde ese entonces, como uno de los países más afectados por el coronavirus.

El gobierno hizo caso omiso a lo solicitado por la OMS e incluso permitió se llevara a cabo el Buen Fin, a efecto de tener un pequeño respiro ante la crisis económica latente en el país. Las tiendas y comercios fueron abarrotados incluso sin que las personas respetaran las medidas sanitarias. Esta apertura se extendió hasta las compras del día de Reyes.

Foto de CDC en Pexels.com

Si bien es cierto que no toda la culpa es del gobierno, la frase presidencial “prohibido prohibir”, se extendió entre la población quien se relajo en el cuidado de las normas de salud y del distanciamiento social  y se empeño a realizar las festividades decembrinas.

Las cifras al terminar enero del presente año son escalofriantes, retomando información del político Liébano Sáenz, de su cuenta de twitter: “en 30 días de este mes han ocurrido 32,270 decesos; sólo en los últimos 5 días se acumularon 7,801. Este mes cerrará con cerca de 445 mil contagios…”

Haciendo un recuento desde que se presentó el primer caso en nuestro país y al cumplirse 244 días de la llamada “nueva normalidad”, los contagios registrados ascienden a más de un millón 870 mil  y más de 160 mil decesos. Un promedio entre 15 y 20 mil contagios y de 1,500 y 2000 muertes al día.

Estamos a punto de llegar a las predicciones más funestas, los 2 millones de positivos de Covid-19 y los 200 mil fallecimientos.

Pero como ya esta de moda echar culpa a quien se deje desde las principales áreas gubernamentales y siguen sin reconocer que su estrategia para contener el coronavirus ha sido fallida y la curva sigue elevándose, como bien dice la canción del cantautor Joan Manuel Serrat: “Entre esos tipos y yo ya hay algo personal…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: