Cerrando fuerte

Jorge Ortega Ferrán.-

Siguiendo los pasos y recomendaciones del aclamado comediante Franco Escamilla, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha decidido cerrar el año fuerte, con una recopilación de su mejor material y dándonos un breve vistazo a lo que se avecina para el 2021.

El lunes, el presidente de la nación, saca a relucir sus dotes de cómico y monta su circo personal, en su ya conocido espectáculo matutino, mágico, cómico, musical, conocido como “La Mañanera”. Empleando el estrado para realizar su breve, y si somos críticos, mala rutina, con un chistorete del fin de las mañaneras y el regreso de las antiguas formas de comunicación presidencial. Un chiste que bien podría ser una síntesis de su administración hasta la fecha, poco planeado y mal ejecutado. Desafortunadamente ese mismo día 90 personas perdieron la vida por homicidio doloso, convirtiéndose en el día más violento, solo de diciembre.

Nos recordó uno de sus clásicos al no haber perdido oportunidad para hablar mal de sus adversarios y sobre los mezquinos interés que la “oligarquía” mexicana tiene en su contra. Lo que destaca en esta ocasión es la buena conducta que ha tenido su fiel y servicial estudiante, Claudia Sheinbaum, quien ha aprendido a imitar al profesor y en rueda de prensa aprovecho para comentar sobre la asociación entre PRI-PAN para la CDMX, “buscan regresar al pasado de la corrupción, la injusticia y el autoritarismo” declaró la jefa de Gobierno. Cabe destacar que la última vez que, la doctora Sheinbaum, obedeció al presidente fue a principios de mes con el semáforo epidemiológico, el cual de haber seguido los mismos criterios de la doctora y no del ejecutivo, pudo evitar la saturación de mas del 85% de las camas destinadas para Covid-19.  Lo bueno, Claudia se ganó una estrellita en la frente de la mano del presidente; lo malo, resulta casi imposible encontrar camas y oxigeno medicinal en la CDMX.

Se agregó un nuevo caso en la lista de instituciones desaparecidas o con carencia de presupuesto de la cuarta de la cuarta transformación, en este caso estamos hablando de la Fonoteca Nacional. Advirtiendo el despido del 80% de trabajadores altamente especializados y dedicados a la preservación del acervo sonoro de la nación por cuestiones del presupuesto designado al 2021. Una institución que en el 2020 se le otorgó un presupuesto de menos de 10 millones de pesos.  Tantos “ahorros” en la cuarta transformación, han ocasionado despidos, falta de equipo y desaparición de instituciones a lo largo del país. Lo que hacen con todo lo que se ahorran, no se sabe, quizá más programas clientelares, un nuevo estadio de béisbol.

Foto de Pixabay en Pexels.com

Es claro entonces que el presidente está atento a las lecciones del maestro Escamilla y ha cerrado el año con un repertorio de lo mejor en su administración: un 2020 con récord en homicidios dolosos, el ataque a partidos, medios y oposición, desde gobernación, el recorte al presupuesto sin sentido, ni plan, ni estrategia, y mas de 120 mil fallecidos por Covid-19.

Es el segundo año de Andrés y no parece que nada vaya a cambiar para el tercero. Feliz 2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: