La destrucción y la vacuna del Covid-19

Julián Andrade.-

Las vacunas requieren de cuidado y de una red de frío. En México no la hay. La destruyeron.  El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell dice que es “el país que les dejaron”.

Sabe que viene un desafío mayor y por eso ya se justifica: “No pretendamos en un año solucionar rezagos de 30 años.”

El  desastre que está por llegar será de grandes proporciones, porque las autoridades no podrán vacunar a la población que lo requiere y en el tiempo que se necesite.

¿Cómo llegamos a esto? En efecto, hay que volver en el tiempo, pero no tanto como pretende López-Gatell.

Como una bola de nieve, todo inició en el primer semestre de 2019, cuando en la Secretaría de Hacienda decidieron cambiar las reglas del juego en la compra de medicamentos y realizó modificaciones en la Ley General de Salud  y al Reglamento de Insumos para la Salud.

El propósito, decían, era sacar a los grupos que se aprovecharon de la voracidad neoliberal y conseguir ahorros. No ocurrió ni lo uno ni lo otro, es más, sucedió algo peor: La mayoría de las medicinas no se adquirieron, porque la licitación internacional no fue atractiva. Pagaban poco y pedían mucho.

Ni los laboratorios con los más bajos estándares, muchos de ellos en China y en Inda, se vieron interesados.

A ello hay que añadir, que exigían a los laboratorios la entrega de los productos en los puntos de recepción que el gobierno señalara.

Foto: Nataliya Vaitkevich en Pexels.com

Esto ya resultó catastrófico, porque las empresas que distribuyen este tipo de productos son de alta especialidad, pero se prohibió utilizarlas, comprometiendo la gestión de calidad, manejo y almacenamiento de los productos.

Lo que se pretendía era sacar a las distribuidoras del tablero de juego pero, hubo un problema: el gobierno no tiene una infraestructura capaz de llevar la medicina a todo el país.

Así llegamos a la pandemia del Covid-19 y todo hizo crisis, por supuesto, y se puede observar en el desabasto en el sistema de Salud.

Todo esto muestra la improvisación con las que se hacen las cosas. Se toman decisiones por fobia y no basadas en evidencias y lo demás vino solo.

Por eso iniciaron las justificaciones y los pretextos. En lugar de admitir y corregir errores, se tratará de trasladar la responsabilidad al pasado y en particular a la anterior administración. Esto es atentar contra la salud de los mexicanos, que requieren de soluciones, ahora y en los próximos meses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: