Yo prefiero el lago: ajá

Rubén Cortés.-

La cancelación del aeropuerto de Texcoco no puede extraviarse en la relación de fracasos de este gobierno populista sin ideología alguna: no sólo inició la debacle económica, también la debilidad democrática y la farsa de la lucha contra la corrupción.

El cierre del aeropuerto de Texcoco es el símil aquí del hundimiento total que provocó Chávez en Venezuela en abril de 2003, al echar a 17 mil 871 altos profesionales del monopolio estatal del petróleo, porque no aprobaban su gobierno.

Después llegó el fin: Chávez cambió la Constitución para reelegirse, Venezuela se convirtió en una dictadura acusada hoy por la ONU de crímenes de lesa humanidad, el Ejército controla al gobierno y el monopolio estatal del petróleo se declaró en quiebra.

Al momento de la cancelación, el aeropuerto de Texcoco estaba al 30 por ciento de ejecución, más de 100 mil millones de pesos invertidos por empresas exclusivamente mexicanas (había pocas extranjeras) y pronto atendería 135 millones de pasajeros al año.

Debacle económica:

La cancelación provocó la entrada de México en la crisis más larga de su historia. En el primer año de gestión del actual gobierno, la economía cayó 0.1 por ciento, algo que no ocurría desde 2009, cuando México se recuperaba de la crisis económica mundial.

La cancelación provocó que, por primera vez, la economía mexicana perdiera la sinergia que traía desde 1993 con la estadounidense, gracias al TLC: México venía a un ritmo anual de 3.5 por ciento, y Estados Unidos a cuatro por ciento.

Después de la cancelación del aeropuerto de Texcoco México registró menos cero, y Estados Unidos 2.3 por ciento, pese a ser conducido por el mandatario más inepto de su historia, que rompió una racha de 120 meses continuos de crecimiento en aquel país.

Debilidad democrática:

El cierre del aeropuerto de Texcoco lo decretó el actual gobierno, pero sin ser gobierno todavía y con una consulta popular en la que su partido instaló las casillas, su partido contó los votos y su partido anunció el resultado. El INE hizo un silencio vergonzoso e histórico.

Farsa de la lucha contra la corrupción:

El cierre del aeropuerto de Texcoco se produjo porque el actual presidente lo veía como un nido de corrupción, aunque la obra tenía una página web a través del cual cualquier ciudadano podía comprobar los contratos, modificaciones, avance de obras.

By Vmzp85 – Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=74226310

La administración actual, sin embargo, no ha dotado a sus obras con similares mecanismos de transparencia pública, y en la medición de opacidad de su gestión, Transparencia Internacional le da una calificación de sólo 29 puntos de 100 posibles.

En efecto: La cancelación del aeropuerto de Texcoco no puede extraviarse en la relación de los muchísimos fracasos del actual gobierno populista.

Jamás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: