Política de género, ausente en la agenda de gobierno

Mauricio Juárez.-

Los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y de Claudia Sheinbaum muestran poca empatía con los movimientos feministas. No tienen una política de género y menos aún estrategia para evitar la violencia contra las mujeres y los feminicidios.

Ambos, ante su incapacidad para atender las exigencias, se inventan “adversarios” que, dicen, se infiltran –como provocadores o financieros de los movimientos– en las manifestaciones para provocar disturbios.

No les conceden inteligencia de actuar con independencia para llamar la atención de las autoridades que voltean para otro lado para no distraer recursos a un sector que desde hace varios meses tienen perdido y que no les redituará votos.

Las mujeres son invisibles para López Obrador, porque es bien sabido que está en contra de la interrupción legal del embarazo. Un hombre de derecha con disfraz de izquierda.

Ayer en su conferencia de prensa, las pocas palabras que tuvo el presidente para referirse a la marcha del Día de Acción Global por el Aborto Legal fueron de descalificación: “Lo que ha habido son actos de provocación, violencia”.

Cuando le preguntaron sobre los feminicidios, solo atinó a decir: “Todos los días estamos atendiendo el problema de agresiones a mujeres, feminicidios. Es una prioridad, todos los días lo hacemos y lo vamos a seguir llevando a cabo”.

Es decir, no hay resultados. No hay una política de Estado que combata la agresión y asesinato contra las mujeres. El presidente no lo tiene en su agenda y por eso las protestas de las mujeres que buscan ser visibles ante la pasividad del gobierno.

Los movimientos feministas son legítimos en sus demandas, pero eso no les autoriza agredir a las policías. Deben tener en cuenta que también son mujeres, que trabajan para sostener a sus hijas e hijos.

Gritarles “pinche gata” es clasista, es violencia y es inaceptable. Las policías son madres trabajadoras y merecen respeto de todas y de todos, independientemente de porqué se esté luchando.

Quizá si el gobierno federal asumiera su responsabilidad y atendiera e instrumentara políticas para acabar con los feminicidios, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, no se quejaría que las manifestaciones sean en una ciudad en la que ya está permitido la interrupción del embarazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: