El gobierno tolera la corrupción en el INDEP

Mauricio Juárez.-

Andrés Manuel López Obrador dijo que el exdirector del Instituto Nacional para Devolverle al Pueblo lo Robado (INDEP), Jaime Cárdenas Gracia, tenía que limpiar esa institución, “pero no le entró”.

Es decir, el presidente acepta que en el INDEP hay corrupción, de antes, pero también de ahora. ¿Por qué entonces no denunció al anterior director, Ricardo Rodríguez Vargas, para que fuera investigado y, en su caso, castigado conforme a la ley?

En lugar de eso, el 3 de junio, el mandatario envío una terna al Senado de la República para encabezar la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), en la que incluyó a Rodríguez Vargas.

Le perdonó probables actos indebidos y buscó colocarlo en la Prodecon. Es curioso como combate la corrupción el gobierno actual. Los cercanos, amigos o familiares del mandatario, aun cuando se comprometió a no hacerlo, tienen el manto protector de Palacio Nacional.

Si son sus “adversarios”, los evidencia con videos entregados por un presunto delincuente; si son medios de comunicación que critican a su gobierno, los insulta; si son empresarios que no coinciden con sus políticas económicas, los agrede. Todo desde sus conferencias matutinas.

Cárdenas Gracias tiene una trayectoria impecable. Académico, investigador, consejero en el IFE que encabezó José Woldenberg, diputado federal, diputado constituyente de la Ciudad de México, y abogado del propio López Obrador.

Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado

No fue suficiente para ser tratado bien por el presidente, quien, muy a su estilo, se le fue encima: “Su tarea era limpiar la corrupción, pero no le entró. Para ser funcionario se necesitan ganas, condiciones y arrojo”.

En entrevista con Ricardo Rocha, Cárdenas Gracias mencionó que su lealtad con el presidente no era ciega, sino reflexiva. Es ahí, agregó, donde comenzaron los problemas.

En su renuncia señala actos de corrupción, por lo que presentó denuncias administrativas y penales por diversas irregularidades, como la manipulación de joyas, contratos favorables para empresas y no al instituto, así como conductas de servidores públicos contrarias a las normas.

La corrupción no se ha acabado como pregona todos los días el presidente. Y en lugar de combatirla, el gobierno de López Obrador la tolera y protege a los corruptos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: